Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > La Federación > Actividades > Patrimonio, Ingeniería urbanística y Ciudad de la justicia

Comunicado de la Federación

Patrimonio, Ingeniería urbanística y Ciudad de la justicia

Jueves 6 de septiembre de 2018 · 130 lecturas · rss article rubrique


Recientemente se ha conocido el acuerdo entre el Ayuntamiento y una empresa aún desconocida para tratar de desbloquear la construcción de la Ciudad de la Justicia. A falta de conocer más detalles, esta Federación considera que, lejos del optimismo expresado por el alcalde de la ciudad, la operación sólo puede calificarse como la opción “menos mala”, a la vista de la situación.

Decimos esto porque ciertamente, se desatascan tres problemas que amenazan con enquistarse en el tiempo, si no lo están ya. Por un lado, se da un uso a los edificios de La Electra y el Colegio El Salvador, dinamizando el centro de la ciudad y evitando el lamentable estado de abandono en que se encuentran. Esto es especialmente urgente en el caso de La Electra, al tratarse de una parte imprescindible de la memoria industrial de la ciudad y estar el edificio catalogado. Además se conserva la propiedad de los terrenos de Zambrana, que al parecer se pretenden vender, destinando el dinero obtenido rehabilitar el barrio de Las Viudas.

Pero no todo es de color de rosa en esta operación. Hemos reflejado las luces, pero también vemos muchas sombras. Para empezar, no nos gusta la fórmula, empleada por todas las administraciones, que obliga a los ayuntamientos a ceder libres de cargas los terrenos en los que se van a asentar. Pero además, esta cesión de los terrenos del Colegio El Salvador y del parking del Hospital Rio Hortega no garantiza la implantación de la Ciudad de la Justicia en este céntrico espacio, que es lo que se pretende, por lo que antes de dar ningún paso, sería imprescindible contar con el compromiso del Ministerio en ese sentido.

También nos preocupa el brutal incremento de edificabilidad de la parcela de La Electra a cambio del Colegio El Salvador. Tanto por la cantidad, como por el uso a que se destina, la construcción de cien “viviendas de lujo”. Mientras muchos edificios residenciales del centro histórico se vacían y se arruinan por el abandono, se pretende construir nuevas viviendas en el “centro del centro”. Esto contradice claramente la apuesta por la rehabilitación que se incluye en la Revisión del PGOU, segando las posibilidades de reutilización de muchos edificios: ¿Cuántos edificios históricos habría que rehabilitar en el centro para conseguir cien viviendas? ¿Cuántas de las “viviendas de lujo” que se pretenden construir se van a ocupar finalmente, sin destinarse a oficinas o a inversión segura para quienes han incrementado sus ganancias, de forma legal o no, en este tiempo de crisis?

Y también está la cuestión de la salvaguarda del patrimonio industrial. Se desconoce el estado en que se encuentran los sótanos de La Electra, pero se sabe que allí había maquinaria y restos de arqueología industrial que bien se podrían poner en valor una vez rehabilitado el edificio, destinando a aparcamiento el resto de la parcela. Recordemos que éste albergó la tecnología que permitió electrificar las viviendas de Valladolid, crear los tranvías eléctricos e implantar industrias tan importantes como los talleres de Renfe. El edificio habría sido un estupendo contenedor para ese centro cultural y social tan demandado en la zona centro, siguiendo el modelo de La Alhóndiga de Bilbao, por ejemplo, de no servir de moneda de cambio para lograr la centralización de los Juzgados.

Por todo lo expuesto, la sensación que tiene la Federación sobre esta cuestión es que se ha elegido la opción menos mala de las posibles. No nos gusta, pero tampoco parece haber muchas más, y sobre todo mejores, para desbloquear la situación.

Valladolid, seis de septiembre de 2018