Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Sanidad > “Electrohipersensibilidad/EHS”: la cara ignorada de la discapacidad

Comunicado de la PECCEM

“Electrohipersensibilidad/EHS”: la cara ignorada de la discapacidad

Los afectados europeos de EHS exigen su reconocimiento oficial como enfermedad ambiental y discapacidad funcional con el fin de garantizar una protección adecuada e igualdad de oportunidades a las personas que la sufren tal y como pide el Parlamento Europeo a los Estados miembros

Martes 2 de diciembre de 2014 · 113 lecturas · rss article rubrique


COMUNICADO DE LA PLATAFORMA ESTATAL CONTRA LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

2 de diciembre de 2014

“Electrohipersensibilidad/EHS”: la cara ignorada de la discapacidad

Los afectados europeos de EHS exigen su reconocimiento oficial como enfermedad ambiental y discapacidad funcional con el fin de garantizar una protección adecuada e igualdad de oportunidades a las personas que la sufren tal y como pide el Parlamento Europeo a los Estados miembros

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Discapacidad (3 de diciembre), la Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electro Magnética/PECCEM (www.peccem.org), quiere denunciar ante la opinión pública la inacción institucional del Estado Español frente a las peticiones proteccionistas del colectivo de personas EHS realizadas desde Europa, llevándole a una situación de falta de visibilidad, exclusión, marginación, vacío legal y desprotección.

La EHS está producida por la contaminación electromagnética generada por las tecnologías móviles e inalámbricas: antenas de telefonía y radiotelecomunicaciones, teléfonos móviles e inalámbricos, tablets, Wi-Fi, los nuevos contadores inteligentes instalados por las compañías eléctricas, los hornos microondas o los vigila-bebés. Las personas afectadas se ven obligadas a evitar estas fuentes de radiaciones, pudiendo sufrir el abandono de su vivienda, la pérdida de su trabajo y la falta de accesibilidad a los servicios públicos básicos (sanidad, educación, transportes...), lo que se traduce en una situación de profunda desigualdad.

En la actualidad, la electrohipersensibilidad afecta ya a un 3-5% de la población en Europa y se calcula que, si no se toman medidas protectoras, en el año 2020 afectará al 50% de la población (http://www.avaate.org/spip.php?article2336).

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, institución de máximo peso en la defensa de los derechos humanos, recomendó a los Estados miembros en su Resolución 1815 prestar especial atención a las personas EHS, afectadas por un síndrome de intolerancia a los campos electromagnéticos y establecer medidas especiales para protegerlas, incluida la creación de “zonas blancas” no cubiertas por las redes inalámbricas.

También el Parlamento Europeo en su Resolución de 2 de abril de 2009, sobre las consideraciones sanitarias relacionadas con los campos electromagnéticos, a la cual se han adherido los Parlamentos Navarro y Vasco y ayuntamientos como el de S. Sebastián, pidió a los Estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan como una discapacidad la hipersensibilidad eléctrica, con el fin de garantizar una protección adecuada e igualdad de oportunidades a las personas que la sufren.

Colectivos de EHS en España y Francia han consensuado una carta de reivindicaciones a la que se han sumado otros 15 colectivos de EHS de toda Europa, así como la PECCEM, y que han remitido al Grupo de Trabajo sobre EHS del Comité Social y Económico de la UE, en la que exigen que el síndrome de EHS sea reconocido oficialmente en Europa y los estados miembros como “enfermedad ambiental” y “discapacidad funcional.

NOTAS:

  • La Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM) se compone de Confederaciones y federaciones de asociaciones vecinales (CEAV, FRAVM, CAVA,...), colectivos ecologistas (como los más de 300 grupos que componen la confederación de Ecologistas en Acción), asociaciones de padres y madres, de consumidores, de personas electrohipersensibles (EHS) y de colectivos y asociaciones, en general, preocupadas por los efectos para la salud de la creciente contaminación electromagnética.
  • Desde la PECCEM se informa a la sociedad de los riesgos de la contaminación electromagnética y se demanda la aplicación de las recomendaciones proteccionistas de salud pública y medio ambiente de instituciones europeas como la Agencia Europea del Medio Ambiente, el Parlamento Europeo y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, aprobadas con amplios consensos parlamentarios.

Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética - PECCEM

La Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales - CEAV es miembro de la Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética-PECCEM