Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Sanidad > FIN DE LA HUELGA DE HAMBRE: Sacyl reconoce su error y readmite a Ana en su (...)

¡¡¡ Ana ha sido readmitida !!!

FIN DE LA HUELGA DE HAMBRE: Sacyl reconoce su error y readmite a Ana en su puesto (Último Cero, 16-04-2014)

La Gerencia Regional de Salud comunica la readmisión de la cocinera que denunció los cursos fantasma en el Río Hortega

Sábado 17 de mayo de 2014 · 942 lecturas · rss article rubrique


JPEG - 72.1 KB
Ana en el momento de la firma del recibí de la resolución de la Gerencia. Foto: últimoCero.
JPEG - 133.8 KB
Concentración a las puertas de la Consejería de Sanidad, esta mañana. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


¿Cómo informarse? Acciones

Para mantenerte informad@ y difundir:

Acciones:

  • Viernes, 16 de mayo, 9 de mayo, 12:00 horas: Concentración a las puertas de la Consejería de Sanidad (Paseo de Zorrilla, 1)
  • Miércoles, 14 de mayo, 1º de Mayo, 12:00 horas: Concentración a las puertas del hospital Río Hortega
  • Sábado, 10 de mayo, 12:00 horas: Concentración a las puertas de la Federación de Asociaciones Vecinales al inicio de la huelga de hambre
  • Todos los días, 21:00 horas: Asamblea Informativa en la Federación de Asociaciones Vecinales

HUELGA DE HAMBRE INDEFINIDA DE ANA Y SU MARIDO
POR LA DIGNIDAD
Y POR LA READMISIÓN DE ANA

en la sede de la Federación de
Asociaciones Vecinales
C/ Andrés de Laorden, s/n

Ana María García Ricondo, la trabajadora injustamente despedida del SaCyL, y su pareja Javier Amo Arranz, ambos en huelga de hambre indefinida solicitando la readmisión de Ana en su puesto de trabajo

Desde el sábado, 10 de mayo, Ana y su compañero Javier han iniciado una huelga de hambre indefinida en la sede de la Federación de Asociaciones Vecinales "Antonio Machado".

Las huelgas de hambre son una forma de lucha especialmente dura para quienes las llevan a cabo porque suponen, además de un gran sacrificio, un riesgo para la propia salud.

Es por tanto una forma de resistencia que suele llevarse a cabo con carácter excepcional. Si Ana y Javier de forma consciente han asumido todo lo que lleva consigo esta acción, es precisamente por la situación absolutamente injusta a la que Ana esta sometida.

Ana está "despedida de facto", a través de la aplicación de forma grotesca y torticera por parte de la administración de la Junta de Castilla y León, de una normativa que nada tiene que ver con la aplicación que se ha hecho de ella.

Ana ha sido declarada en situación de "excedencia voluntaria". Ana no había solicitado ninguna "excedencia" y menos voluntaria. Lo que Ana había solicitado el 30 de abril es precisamente la reincorporación a su puesto de trabajo simplemente porque su familia necesita su salario para sobrevivir y hasta ahora no ha recibido respuesta alguna.

El lunes 12 de mayo Ana ha presentado un recurso de reposición ante la gerencia Regional del SaCyL solicitando de nuevo su reincorporación al trabajo. En manos de la administración regional está la competencia para resolver la tremenda injusticia actual y poner fin con ello la huelga de hambre de Ana y Javier y todo el sufrimiento que ella conlleva.

La lucha de Ana es la lucha de todos los trabajadores y trabajadoras, es la lucha por impedir recortes en nuestra dignidad, con la que también quieren acabar. Es también la lucha contra una modalidad de despido de los trabajadores y trabajadoras de la Administración Pública bajo la burda y burlesca etiqueta de "excedencia voluntaria". Si permitimos que esta nueva vía para deshacerse de personal en la Administración Pública vaya para adelante, mañana cualquiera puede verse en esa situación. Por eso es la lucha de todos los trabajadores y trabajadoras.

HISTORIA DE UN DESPIDO INJUSTO E IRREGULAR

La compañera Ana María García Ricondo, trabajadora estatutaria, con la categoría de cocinera en el Hospital Rio Hortega desde 1983, que no había tenido en toda su trayectoria profesional tacha alguna, ha sido despedida "de facto", por la Gerencia del Hospital Río Hortega. Las circunstancias que han conducido hasta este punto están directamente relacionadas con las prácticas que la Gerencia del SaCyL desarrolla con sus propios trabajadores y trabajadoras: atemorizar, para impedir que ést@s reivindiquen sus derechos y no denuncien las irregularidades de las que son testig@s.

Ana y otros compañer@s comprobaron como en la web del SaCyL aparecían tres cursos para el personal de cocina en los que ella aparecía además como inscrita en el otoño de 2010. Su sorpresa fue mayúscula porque ni los cursos estaban comunicados ni ella, por supuesto, se había apuntado. Como ciudadana responsable que es, puso en conocimiento del Juzgado de lo Penal tal irregularidad. A partir de ese momento comenzó un auténtico calvario para esa trabajadora.

En septiembre de 2011 recibe una citación para que asista a una reunión en Gerencia, en la que se le comunica, no se había hecho previamente, que se le abre un expediente informativo.

En noviembre de 2011 se le incoa un expediente sancionador por motivos tales como que estaba induciendo a los compañeros y compañeras a que no se apuntaran a los cursos de cocina que de forma precipitada convocaron ese año para cubrir las apariencias y justificar las irregularidades de los cursos ’virtuales’, no realizados, del año anterior.

En los expedientes disciplinarios, que afectan también a otr@s compañer@s, a ella se le imponen cinco sanciones, tres de un mes y dos de dos meses. No una sanción de siete meses. Sanción que finalmente cumple entre el 1 de octubre de 2013 y el 30 de abril de 2014.

Cuando a Ana le quedan pocos días para finalizar la sanción le llega un Burofax en el que se le comunica que esta sanción "ha supuesto la pérdida de su puesto de trabajo, al haber superado los seis meses". Cuestión que es falsa porque ella no tiene ninguna sanción de seis meses, sino dos de dos meses y tres de un mes, tal como ya hemos dicho.

El pasado lunes día 5 se ha constituido una Asamblea de Apoyo a Ana, que se compromete a impulsar una campaña en solidaridad con ella y de denuncia de lo que consideramos una absoluta injusticia.

El despido de la compañera no tiene justificación alguna más que la de represaliar a alguien que tiene el coraje y la dignidad de denunciar una serie de irregularidades en su centro de trabajo, un hospital público, ante la Administración de Justicia. Desde la Asamblea, ese comportamiento lo consideramos ejemplar.

No podemos permitir que las personas que se comprometen con la sociedad y con la dignidad sean represaliadas porque ello es la base para seguir estimulando las irregularidades y las corruptelas en nuestra sociedad.

¡¡¡SOLIDARIDAD CON ANA

ANA READMISIÓN!!!

ASAMBLEA DE APOYO A ANA

JPEG - 48.9 KB
FOLLETO: HISTORIA DE UN DESPIDO INJUSTO E IRREGULAR

Convocatorias, comunicados, folletos y también las noticias publicadas por Último Cero (y otros medios)


JPEG - 217.5 KB
Asamblea celebrada hoy en la plaza Andrés de Laorden en la que Ana ha informado sobre la llamada del Sacyl. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


JPEG - 216.2 KB
Concentración en apoyo de Ana y Javier a las puertas del hospital Río Hortega. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


JPEG - 23.7 KB
Javier Amo y Ana María García, en su improvisada vivienda en el local de la Federación de Vecinos Antonio Machado. Fotografía: Gabriel Villamil, El Norte de Castilla.

JPEG - 102.1 KB
Ana y Javier, hoy, durante su encierro en la Federación de Vecinos. Último Cero.


JPEG - 236.6 KB
Ana en la puerta de entrada de la Federación de Asociaciones Vecinales ’Antonio Machado’. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.
JPEG - 94.7 KB
Javier y Ana junto a su abogado, José Alberto Blanco después de la presentación de los recursos. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


12 de mayo de 2014

Un matrimonio protagoniza una huelga de hambre para pedir la readmisión ante un castigo "ejemplarizante"

Ana García, apoyada por su compañero Javier, reclama su readmisión en la cocina del hospital Río Hortega, donde trabajaba desde 1983

El origen de las sanciones se remonta a 2011, cuando cuatro trabajadores denunciaron por la vía penal la existencia de irregularidades en cursos de formación que no se estaban realizando

La sede de la Federación de Vecinos Antonio Machado es el lugar elegido por Ana y Javi para protagonizar un encierro y huelga de hambre indefinida por "un tema de justicia": la reamisión de la mujer en la cocina del hospital Río Hortega, plaza que consiguió hace treinta años a través de una oposición. De hecho, ella tiene la condición de personal fijo estatutario de la Junta de Castilla y León.

"El detonante de las represalias comenzaron cuando un varios empleados denunciamos irregularidades en cursos de formación que no se estaban realizando", comentó en la Cadena SER Ana García, quien justifica su iniciativa en la necesidad de poner los hechos en conocimiento de un juez, "por coherencia". A partir de ese momento, llegaron las represiones con expedientes disciplinarios, que concluyeron en meses de suspensión de empleo y sueldo. El pasado 1 de mayo debía incorporarse a su puesto de trabajo, pero la gerencia del centro sanitario le aplicó una "excedencia voluntaria ".

Ana García y Javier tiene dos hijos de 25 y 20 años de edad. Los únicos ingresos garantizados son los de ella, porque Javi terminará el próximo 26 el cobro de la prestación de los 426 euros.

Fuente: Texto: José María Francisco, Cadena Ser, 12-05-2014.


JPEG - 192.7 KB
Ana y Javier durante su segunda jornada de huelga de hambre. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.
JPEG - 278.5 KB
Pancartas de apoyo colgadas en la fachada de la sede de la Federación de Asociaciones Vecinales ’Antonio Machado’. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


JPEG - 116.6 KB
Ana con su abogado antes de iniciar la huelga de hambre. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.
JPEG - 117.3 KB
Concentración de apoyo a la cocinera despedida antes de iniciar la huelga de hambre. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.
JPEG - 107.1 KB
Ana, en el mometo de iniciar su encierro en huelga de hambre indefinida. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


JPEG - 72.4 KB
Ana, la cocinera despedida que mañana inicia una huelga de hambre. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


Ana María Garcia Ricondo, trabajadora injustamente despedida del SaCyL, y su compañero Francisco Javier Amo Arranz iniciaran una huelga de hambre indefinida para exigir la readmisión en su puesto de trabajo a partir del sábado día 10 de mayo en el local de la Federación de Asociaciones Vecinales, Calle Andres Laorden, a partir de las 12h.

Para expresar la solidaridad con esta lucha se convoca una concentración a las 12h del mismo día 10 de mayo en las puertas de la Federación.

Asamblea de Apoyo a Ana



10 de mayo de 2014

ANA Y SU PAREJA INICIAN LA HUELGA DE HAMBRE INDEFINIDA

en la Federación de Asociaciones Vecinales
“ANTONIO MACHADO”
C/Andrés de Laorden, s/n

La compañera Ana María García Ricondo, trabajadora estatutaria, con la categoría de cocinera en el Hospital Rio Hortega desde 1983, que no había tenido en toda su trayectoria profesional tacha alguna, ha sido despedida "de facto", por la Gerencia del Hospital Río Hortega. Las circunstancias que han conducido hasta este punto están directamente relacionadas con las prácticas que la Gerencia del SaCyL desarrolla con sus propios trabajadores y trabajadoras: atemorizar, para impedir que ést@s reivindiquen sus derechos y no denuncien las irregularidades de las que son testig@s.

Ana y otros compañer@s comprobaron como en la web del SaCyL aparecían tres cursos para el personal de cocina en los que ella aparecía además como inscrita en el otoño de 2010. Su sorpresa fue mayúscula porque ni los cursos estaban comunicados ni ella, por supuesto, se había apuntado. Como ciudadana responsable que es, puso en conocimiento del Juzgado de lo Penal tal irregularidad. A partir de ese momento comenzó un auténtico calvario para esa trabajadora.

En septiembre de 2011 recibe una citación para que asista a una reunión en Gerencia, en la que se le comunica, no se había hecho previamente, que se le abre un expediente informativo.

En noviembre de 2011 se le incoa un expediente sancionador por motivos tales como que estaba induciendo a los compañeros y compañeras a que no se apuntaran a los cursos de cocina que de forma precipitada convocaron ese año para cubrir las apariencias y justificar las irregularidades de los cursos ’virtuales’, no realizados, del año anterior.

En los expedientes disciplinarios, que afectan también a otr@s compañer@s, a ella se le imponen cinco sanciones, tres de un mes y dos de dos meses. No una sanción de siete meses. Sanción que finalmente cumple entre el 1 de octubre de 2013 y el 30 de abril de 2014.

Cuando a Ana le quedan pocos días para finalizar la sanción le llega un Burofax en el que se le comunica que esta sanción "ha supuesto la pérdida de su puesto de trabajo, al haber superado los seis meses". Cuestión que es falsa porque ella no tiene ninguna sanción de seis meses, sino dos de dos meses y tres de un mes, tal como ya hemos dicho.

Ana ha presentado ante la Gerencia Regional con fecha 30 de abril una solicitud de reingreso al servicio activo y aún no ha recibido respuesta. Si el próximo sábado día 10 no ha llegado respuesta o es negativa, Ana y su compañero iniciarán una huelga de hambre indefinida para exigir aquello que es justo y legítimo: la readmisión en su puesto de trabajo.

El pasado lunes día 5 se ha constituido una Asamblea de Apoyo a Ana, que se compromete a impulsar una campaña en solidaridad con ella y de denuncia de lo que consideramos una absoluta injusticia.

El despido de la compañera no tiene justificación alguna más que la de represaliar a alguien que tiene el coraje y la dignidad de denunciar una serie de irregularidades en su centro de trabajo, un hospital público, ante la Administración de Justicia. Desde la Asamblea, ese comportamiento lo consideramos ejemplar.

No podemos permitir que las personas que se comprometen con la sociedad y con la dignidad sean represaliadas porque ello es la base para seguir estimulando las irregularidades y las corruptelas en nuestra sociedad.

¡NO A LA REPRESIÓN SINDICAL EN EL SACYL!

¡NO AL ENCUBRIMIENTO DE LA CORRUPCIÓN!

SOLIDARIDAD CON ANA

¡¡¡ ANA READMISIÓN !!!

ASAMBLEA DE APOYO A ANA

JPEG - 50.2 KB
FOLLETO - ANA INICIA LA HUELGA DE HAMBRE

JPEG - 146.8 KB
Concentrados en apoyo a la trabajadora despedida. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


JPEG - 242 KB
Ana María, trabajadora despedida del hospital Río Hortega. Foto: Gaspar Francés, Último Cero.


30 de abril de 2014

APOYO INCONDICIONAL A NUESTRA COMPAÑERA ANA DE SANIDAD

¡NO A LA REPRESIÓN SINDICAL EN EL SACYL!

¡NO AL ENCUBRIMIENTO DE LA CORRUPCIÓN!

¡¡¡ ANA READMISIÓN !!!

La compañera Ana María García Ricondo, trabajadora estatutaria, con la categoría de cocinera en el Hospital Rio Hortega desde 1983, que no había tenido en toda su trayectoria profesional tacha alguna, ha sido despedida “de facto”, por la Gerencia del Hospital Río Hortega. Las circunstancias que han conducido hasta este punto están directamente relacionadas con las prácticas que la Gerencia del SaCyL desarrolla con sus propios trabajadores y trabajadoras: Atemorizar, para impedir que ést@s reivindiquen sus derechos y no denuncien las irregularidades de la que son testigos.

Ana y otr@s compañer@s comprobaron como en la web del SaCyL, aparecían varios cursos, tres exactamente, para el personal de cocina y en los que ella aparecía además como inscrita en el otoño de 2010. Su sorpresa fue mayúscula porque ni los cursos estaban comunicados, ni ella por supuesto se había apuntado. Como ciudadana responsable que es, puso en conocimiento del Juzgado de lo Penal tal irregularidad. A partir de ese momento comenzó un auténtico calvario para esta trabajadora.

En septiembre de 2011 recibe una citación para que asista a una reunión en Gerencia, en la que se le comunica, no se había hecho previamente, que se le abre un expediente informativo.

En noviembre de 2011 se le incoa ya un expediente sancionador por motivos tales como que, estaba induciendo a los compañeros y compañeras a que no se apuntaran a los cursos de cocina que de forma precipitada convocaron ese año para cubrir las apariencias y justificar las irregularidades de los cursos ’virtuales’, no realizados, del año anterior.

En los expedientes disciplinarios que afectan también a otr@s compañer@s, a ella se le imponen cinco sanciones, tres de un mes y dos de dos meses. No una sanción de siete meses. Sanción que finalmente cumple entre el 1 de octubre de 2013 y el 30 de abril de 2014.

Cuando a Ana le quedan pocos días para finalizar la sanción le llega un burofax en el que se le comunica que ésta sanción “ha supuesto la pérdida de su puesto de trabajo, al haber superado los seis meses”. Cuestión que es falsa porque ella no tiene ninguna sanción de seis meses, sino dos de dos meses y tres de un mes, tal como ya hemos dicho.

Desde la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid creemos que estamos delante de un caso claro de represalias hacia una trabajadora, en la forma más cruel que se puede hacer en la actual situación social en la que vivimos, el despido.

El compañero de Ana María está en paro, su salario es el único ingreso de la familia. La pérdida de su puesto de trabajo es arrojarles a la miseria y por una única razón, que esta trabajadora actuó con dignidad y con responsabilidad social, denunciando indicios claros de corruptelas en su hospital.

No podemos permitir que los corruptos estén gozando de libertad y privilegios y las personas que denuncian este cáncer que sufre nuestra sociedad sean represaliadas.

En solidaridad con Ana y para exigir su readmisión convocamos una concentración el 1 de mayo a las 14,30h en la puerta principal del Hospital Río Hortega. Porque ése es el día y hora en el que tendría que reincorporarse y lo va hacer.

¡¡¡ ANA READMISIÓN !!!

Acude a la concentración el 1º de Mayo y a las 14,30h en la puerta principal del Hospital Río Hortega

JPEG - 64.2 KB
FOLLETO: CONCENTRACIÓN EN APOYO A ANA EL 1 DE MAYO

La Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid es miembro de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid