Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > La Federación > Entrevista a María José Larena, presidenta de la Federación: “Hay que (...)

Entrevista de El Norte de Castilla

Entrevista a María José Larena, presidenta de la Federación: “Hay que recuperar la capacidad de entusiasmo y la ilusión”

“Valladolid necesita operaciones de rehabilitación urbana”

Martes 26 de noviembre de 2013 · 323 lecturas · rss article rubrique


Texto: Vidal Arranz.

María José Larena, líder del movimiento vecinal

María José Larena llegó a Valladolid desde su Zaragoza natal con 19 años y lo primero que se encontró en su nuevo hogar, en el barrio de los Pajarillos, fue una fiesta en la calle. Sus nuevos vecinos celebraban la creación del parque Patricia en el espacio donde durante muchos años antes solo hubo una escombrera. “Me permitió ver que las metas se consiguen cuando se trabaja entre todos, y que la solidaridad es importante”. No cabe duda de que la experiencia la marcó, y hoy la recuerda desde su condición de presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid, tras una larga implicación en tareas ya actividades de participación ciudadana y de educación de adultos. Quizá por ello Larena desea una ciudad más participativa, solidaria y alegre.

Larena vive hoy en La Victoria y su trabajo como profesora de adultos la lleva cotidianamente a otros cuatro barrios: Pajarillos, Huerta del Rey, Parquesol y Parque Alameda. Todo un máster en pálpito cotidiano de la vida de la ciudad. Con todo, ella sigue afectivamente vinculada a los barrios el a zona Este. “Es la zona más marginada y empobrecida de la ciudad, y la que menso inversión pública ha recibido, pese al esfuerzo de reequilibrio realizado, sobre todo, hace nos años. Pero, a cambio, tiene una riqueza de tejido social impresionante. En sus barrios hay mucha gente comprometida con la defensa de las cuestiones colectivas”.

Reconoce que estos barrios tienen hoy poco que ver con los que ella se encontró al llegar a Valladolid. Hoy la Esgueva no es ya el cauce abandonado que era, y en el lugar que ocupaba un Mercado Central muy molesto para los vecinos aparecen hoy una piscina cubierta y un centro cívico. “Se han dado pasos importantes, y así hay que reconocerlo. Pero todavía queda mucho por hacer. Sobre todo, porque si no avanzamos nos quedaremos estancados”.

En este sentido, Larena que cumple estos días su primer año al frente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid, lamenta que en este extenso periodo de crisis la inversión en los barrios haya vuelto a resentirse. “Hemos vuelto de nuevo a concentrar la inversión en el centro, y en la imagen de la ciudad, pero esto no se corresponde con la idea de ciudad equilibrada”.

Una pieza clave de lo que está pendiente es el soterramiento de las vías del tren y todo lo que conlleva, incluido el llamado Proyecto Rogers. “Se nos presentó como un gran proyecto y nos encantó, pero hoy parece que está en vía muerta. A los vecinos hay que decirles la verdad, no engañarlos”, demanda.

JPEG - 18 KB
Richard Rogers y Javier León de la Riva, durante la presentación de los bocetos del arquitecto hace tres años. Fotografía: El Día de Valladolid.

Entretanto, ya la vista de la inevitable demora, María José Larena está convencida de que hay que actuar en los márgenes de la vía, necesitados ya de intervenciones largamente pospuestas por la convicción de que el inminente soterramiento las tornará inútiles. Se trataría de acometer operaciones que dignifiquen el entorno y que reduzcan el efecto barrera del trazado ferroviario. “Fue un éxito vecinal lograr que el soterramiento fue asumido como el gran proyecto de ciudad. Yo sigo apostando por él”.

"El proyecto Rogers nos encantó, pero hoy parece que está en vía muerta"

La Valladolid que María José Larena desea refleja bien el ideario del colectivo que preside: un Valladolid más equilibrado, más participativo, más solidario, más verde y más culto. Si acaso, sorprende su coda final: “Una ciudad más alegre”. Una alegría que para ella está intrínsecamente ligada al compromiso. “Hay que recuperar la capacidad de entusiasmo y de ilusión. La realidad es muy obstinada y muy dura. Y a veces parece que la participación ciudadana es un deber más. Pero se logran metas, se pasa bien y muchas veces genera alegría. Aunque también haya decepciones”.

Quizá por ello uno de sus principales deseas es que se permita a los ciudadanos participar mucho más en todas las decisiones de la ciudad, urbanísticas, sociales, culturales…” Que podamos opinar desde el principio, desde que se diseñan los proyectos. No solo cuando están definidos. Ahora la participación se ha estructurado de una forma estanca. Solo cuentan contigo para la aquiescencia”.

Elude Larena realizar una autocrítica excesiva sobre la pérdida de vigor del movimiento ciudadano y prefiera derivar la mayor parte de la responsabilidad al papel de las administraciones. “Si se facilitaran cauces, se regeneraría el movimiento ciudadano”, opina. Un movimiento que en Valladolid es todavía fuerte, con 24 asociaciones de vecinos diseminadas por la ciudad. “Por comparación con otras ciudades Valladolid está bastante bien”.

Eso sí, lamenta que esa fuerza social el alcalde la vea como un instrumento de crítica y oposición. “Debería entender que es una fuerza con la cuenta para mejorar la ciudad, en vez de verla como un enemigo. Si a veces llevamos algunas de sus decisiones a los tribunales es porque la defensa de la legalidad es un principio al que no podemos renunciar”.

“Valladolid necesita operaciones de rehabilitación urbana”

La presidenta del movimiento vecinal vallisoletano se muestra decididamente partidaria de operaciones de rehabilitación urbana en los barrios más congestionados de la ciudad. “Valladolid necesita este tipo de actuaciones, pero lamentablemente todos esos proyectos que se pusieron en marcha están ahora aparcados”. El caso más claro es la remodelación del 29 de Octubre, que estuvo a punto de aprobarse, finalmente se detuvo y continúa parada.

JPEG - 18.4 KB
Polígono "29 de Octubre" de Pajarillos. Fotografía: Ramón Gómez. El Norte de Castilla.

Como es sabido, el proyecto consistía en derribar el polígono, realojar a los vecinos, construir una viviendas nuevas y recolocarlos en ellas una vez concluida a obra. “En su momento se nos dijo que había dinero de la Junta y de la Unión Europea para esta actuación y otros similares en 25 años de Paz y Las Viudas, pero ahora parece que ya no lo hay. Lo preocupante es que detrás de esas barriadas hay importantes problemas sociales. Hay que recuperar estos proyecto de rehabilitación”.

“Concentramos la inversión en el centro, pero si no seguimos invirtiendo en los barrios, se estancarán”

A su juicio, Valladolid debe apostar por la idea de una ciudad no solo equilibrada, sino también compacta, que prefiera rehabilitar promociones de viviendas antiguas y deterioradas antes que plantearse la expansión en zonas nuevas. Se trataría de dar vida a la ciudad existente en vez de prolongar innecesariamente su tamaño, con todos los costes derivados de ese crecimiento. Finalmente apuesta Larena por una ciudad más verde, que no solo impulse transportes alternativos y dé facilidades a la bici, sino que también apoye iniciativas ciudadanas como los huertos urbanos. Un movimiento que comenzó en La Victoria y que luego ha seguido en otros barrios como Villa de Prado o Pajarillos. Se trata de usas parcelas municipales baldías y sin uso definido para sembrar huertos sin ánimo de lucro.

“Están motivando mucho a la gente y generando participación. Pero ahora el Ayuntamiento dice que va a regular los huertos y que, entretanto, están fuera de la legalidad. Permite poco la iniciativas de la gente”.

Propuestas

  1. Permitir la participación de los vecinos en el diseño de todos los proyectos municipales desde el principio.
  2. Realizar actuaciones en la vía ferroviaria en tanto en cuento se concreta el proyecto de soterramiento.
  3. Seguir apostando por la eliminación del a barrera ferroviaria, pero sin engañar al os vecinos
  4. Apoyar iniciativas ciudadanas verdes como los huertos urbanos.
  5. Apostar por Valladolid como una ciudad compacta, en vez de impulsar su expansión como ciudad extensa.
  6. Impulsar medios alternativos de transporte.

Fuente: Texto: Vidal Arranz, El Norte de Castilla, 18-11-2013. Fotografías: El Norte de Castilla y El Día de Valladolid.