Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Consumidor@s y usuari@s > “Por una fiscalidad justa. NO a las tasas de recogida de basuras de (...)

Asamblea 2013: Mociones aprobadas

“Por una fiscalidad justa. NO a las tasas de recogida de basuras de Valladolid y Laguna de Duero”

Presentada por la Asociación Vecinal “La Calle” de Laguna de Duero

Martes 12 de marzo de 2013 · 21 lecturas · rss article rubrique


LA FEDERACIÓN INFORMA

CONSUMO

MOCIÓN

“Por una fiscalidad justa. NO a las tasas de recogida de basuras de Valladolid y Laguna de Duero”

Presentada por la Asociación Vecinal “La Calle” de Laguna de Duero

En diciembre de 2010 el Pleno del Ayuntamiento de Laguna de Duero aprobó la “tasa por la prestación del servicio de recogida domiciliaria de basuras y residuos sólidos urbanos”. Dos años después, el Pleno de diciembre de 2012 del Ayuntamiento de Valladolid dio luz verde a la implantación de la “tasa reguladora del servicio de recogida de residuos”. En un contexto de crisis económica, con cifras de paro insostenibles, recortes sociales, desahucios y empobrecimiento generalizado, nuestros Ayuntamientos apuestan por exprimir un poco más los bolsillos de sus vecinas y vecinos.

Ambos Ayuntamientos argumentan la implantación de dichas tasas recordándonos que “los servicios hay que pagarlos”, una obviedad que las asociaciones vecinales admitimos, salvo cuando el supuesto pago implica un repago. El Pleno del Ayuntamiento de Valladolid en 1983, y el de Laguna de Duero en 1996, a través de procedimientos latentes o manifiestos, decidieron aplicar el efecto económico de las tasas de recogida de basuras existentes en el Impuesto de Bienes Inmuebles, de modo que los costes de dicho servicio comenzaron a sufragarse por otra vía, por lo que a día de hoy podemos afirmar que ningún ciudadano dejó de pagarlos.

Además de implantar retasas de dudosa legalidad, ambos Ayuntamientos se desentienden de los criterios de justicia y progresividad, ya que ambas tasas se aplican al ciudadano por el solo hecho de ser propietario de un inmueble sin tener en cuenta la capacidad económica de los sujetos pasivos, los usos que en él se realizan y la cantidad de residuos que se generan en el inmueble. En ninguno de los dos municipios se han realizado estudios ni cálculos sobre quién genera residuos y en qué medida lo hace, para poder aplicar el principio de “quien más contamina más paga”, ni se ha valorado la situación económica de cada ciudadano para poder aplicar el principio de “quien más tiene más paga”.

Consideramos que la implantación de ambas tasas debe analizarse en el contexto en el que se desarrollan. Tras muchos años de promover un sistema económico internacional basado en la ingeniería financiera, de sustentar una economía nacional en el ladrillo y de gestionar chapuceramente, y en muchos casos fraudulentamente, el dinero público a nivel nacional, autonómico y municipal, llega un momento en el que las administraciones públicas deben afrontar más gastos con menos ingresos, y las cuentas no salen. Ahora bien, ¿quién debe pagar por todo ello? Y ¿cómo debe pagarse? Ambas tasas de basura resumen la respuesta de nuestras corporaciones municipales a estas preguntas: recaudar a la gran mayoría sin valorar criterios de justicia social y ambiental.

Teniendo en cuenta todo ello, la Asamblea de la Federación ACUERDA:

1. Mantenga la presión institucional a los Ayuntamientos de Valladolid y Laguna de Duero, hasta paralizar la implantación de la “tasa reguladora del servicio de recogida de residuos”en Valladolid, y suprimir la “tasa por la prestación del servicio de recogida domiciliaria de basuras y residuos sólidos urbanos” en Laguna de Duero.

2. Realice campañas informativas y acciones de calle para que la ciudadanía sea consciente de la injusticia y dudosa legalidad que implican estas tasas.

3. Enmarque la oposición a estas tasas en la demanda general de una fiscalidad más justa a todos los niveles para hacer realidad el principio de “quien más tiene, más derrocha y/o más contamina, más paga”.

4. Plantee sus acciones de oposición a las tasas de basuras de Valladolid y Laguna de Duero como parte de una misma lucha.

5. Inste siempre a los gobiernos locales a aplicar verdaderos criterios de justicia social y ambiental en todas las ordenanzas fiscales que se aprueben en el futuro.