Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Educación > IU presenta un informe al Consejo Municipal de Educación sobre una docena de (...)

Recortes en la la educación pública en Valladolid

IU presenta un informe al Consejo Municipal de Educación sobre una docena de problemas concretos de los centros en los que forma parte del consejo escolar

Denuncia una evidente y grave pérdida de calidad de la enseñanza pública que pone de manifiesto una política educativa, cuyo colofón es la LOMCE, que no sólo no hace frente a su deterioro y declive, sino que los promueve y potencia

Miércoles 23 de octubre de 2013 · 41 lecturas · rss article rubrique


COMUNICADO DEL GRUPO MUNICIPAL DE IZQUIERDA UNIDA

23 de octubre de 2013

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha presentado hoy, 23 de octubre de 2013, un informe al Consejo Municipal de Educación, que se reunirá el próximo 31 de octubre, en el que se concreta una serie de doce problemas concretos que se han observado en los centros escolares en los que forma parte del consejo escolar algún representante de este grupo político municipal. Dicho informe señala las siguientes cuestiones:

1. Pérdida de profesorado (por jubilaciones no cubiertas, desplazamientos, etc.). En uno de los colegios el desplazamiento en este año de una profesora de infantil ha trastornado de forma muy significativa el funcionamiento. En todos se tarda de 15 a 30 días en sustituir las bajas. Se trata de una reducción que se suma a otras anteriores. En la región se ha echado a más de 1200 profesores (de ellos, más de 200 en Valladolid).

2. Necesidad de juntar grupos e incluso, en algunos casos, niveles. Por ejemplo, en algún caso se han juntado 3º y 4º en algunas asignaturas, porque no hay profesores suficientes.

3. Ratios superiores a los aconsejables. En un centro con necesidades muy especiales (dadas las características del alumnado), prácticamente se dobla el número de alumnos por aula respecto a la ratio que sería aconsejable. Imposibilidad de desdobles en asignaturas claves o de grupos en donde se necesita apoyo y compensación, o de programas (diversificación en 3º de la ESO).

4. Pérdida de los tutores de referencia de cada grupo. Al reducirse el número de profesores no es posible mantener un tutor en cada grupo.

5. Reducción de las “salidas” del centro, por la misma razón. En cada salida han de ir al menos dos profesores y, dadas las circunstancias, es prácticamente inviable. Hay que seleccionar mucho, por tanto, cualquier tipo de visita. Además hay que contar con el coste del transporte público, para el que tampoco se dispone de fondos.

6. Modificaciones de horarios que suprimen, de hecho, cualquier flexibilidad.

7. Nuevos cobros por programas como el de madrugadores (hay que pagar 25 €), comedores externalizados, subida del coste de EEII.

8. Desequilibrios entre colegios, con algunos centros que han perdido alumnado de forma alarmante, agudizado por la instauración de la zona única de matriculación y por sus condiciones. Abandono, además, de cualquier política de multiculturalidad. En alguno de los centros el 98% de los alumnos son de etnia gitana. Y varios que se están transformando en guetos.

9. Falta material escolar, y han disminuido de forma drástica las becas de transporte, las de libros (se ha pasado en la región de un presupuesto de 19,8 a 6 millones de €) y las de ayudas a las familias (de 39,5 a 3,5 millones de €). En algunos centros se cobra por fotocopias. En otros se han llevado a cabo bancos de libros por iniciativa propia o a través del “programa releo” de la Junta (sin coste alguno).

10. Problemas con las actividades complementarias. Pues no se dispone de medios para desarrollarlas (los profesores han de llevar el material).

11. Menos dinero para mantenimiento de centros, calefacción, fotocopias, recursos, TIC; y parón de las obras.

12. Sensación general de desasistencia y olvido de las necesidades que se generan a lo largo del año.

En conclusión; una evidente y grave pérdida de calidad de la enseñanza pública que pone de manifiesto una política educativa, cuyo colofón es la LOMCE, que no sólo no hace frente a su deterioro y declive, sino que los promueve y potencia.