Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Solidaridad y ciudadanía > En Valladolid quedan por retirar ocho de los 31 vestigios franquistas (...)

Retirada de símbolos y nombres franquistas en Valladolid

En Valladolid quedan por retirar ocho de los 31 vestigios franquistas catalogados

El Gobierno confirma que no ha quitado ninguno de sus sedes en este mandato y la web oficial de la memoria histórica refleja que hay que mantener tres y cuatro deben ir al Centro de la Memoria Histórica de Salamanca

Lunes 10 de junio de 2013 · 336 lecturas · rss article rubrique


En Valladolid quedan por retirar ocho de los 31 vestigios franquistas catalogados

El Gobierno confirma que no ha quitado ninguno de sus sedes en este mandato y la web oficial de la memoria histórica refleja que hay que mantener tres y cuatro deben ir al Centro de la Memoria Histórica de Salamanca

El próximo 25 de julio se cumplirán 52 años de la inauguración del grupo escultórico del cerro de San Cristóbal en honor al fundador de la JONS, un acto que fue presidido por Franco y al que asistieron 60.000 personas. Un monumento que ha sobrevivido a mil avatares e incluso a la Ley de Memoria Histórica y al dictamen de la Comisión Interministerial para el Estudio de la Situación de las Víctimas de la Guerra Civil, que dio el visto bueno para su retirada hace dos años.

Los expertos designados, en su momento, por el Gobierno socialista para analizar los símbolos que pervivían en distintas dependencias de la Administración General del Estado concluyeron que se debía «retirar el grupo escultórico para su depósito en el Centro de la Memoria Histórica de Salamanca y demoler el resto».

El monumento se ‘indultaba’ pese a que el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica insta a las Administraciones Públicas a tomar las medidas oportunas «para la retirada, en el ámbito de sus competencias, de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura». Esa ley propició que en 2011 se retiraran la mayoría de estos vestigios de edificios del Gobierno central.

Entre las excepciones están las que afectan a aquellos símbolos protegidos por ley por razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas. Y gracias a una de esas excepciones se ‘salva’ el monumento del cerro, pero también un busto del General Franco ubicado en la sala de trabajo del Archivo General de Simancas, que debería depositarse en el Centro Documental de la Memoria Histórica. Este centro, además, debería acoger dos retratos de Onésimo Redondo y José Antonio Primo de Rivera, depositados en el Museo Nacional de Escultura.

El acuartelamiento de La Rubia mantiene, gracias a las excepciones previstas en la Ley, la vidriera con escudos con corona almenada ubicada en el bar. Está catalogada como fondo del patrimonio histórico artístico. Además, no es visible desde el exterior.

En otros casos se consideró su conservación por representar elementos simbólicos «que no constituyen exaltación alguna de la Guerra Civil y la dictadura», según el informe. Así, la comisión decidió por unanimidad que se conservara in situ las vidrieras con el águila y las letras INP (Instituto Nacional de Previsión) en la sede del Ministerio de Trabajo en la calle Gamazo. En ese mismo edificio se mantienen el logo del INP en las puertas de la fachada, además del escudo que se encuentra en el techo de cristal del patio de operaciones. Esta cristalera se desmontó en 1950 por el riesgo que tenía para el público por el desprendimiento continuo de partículas de cristales. Según el informe del ministerio se encuentra «debidamente guardada en la nave-almacén de la Tesorería General de la Seguridad Social».

Pendientes de retirar. La retirada de vestigios de la Administración General del Estado se llevó a cabo de acuerdo con el dictamen de una Comisión Técnica de Expertos, pero dada la especificidad de los símbolos franquistas existentes en instalaciones del Ministerio de Defensa, su retirada también fue estudiada por una comisión dependiente de Cultura. Ambas comisiones acordaron en 2011 que el escudo principal de la fachada del acuartelamiento de San Isidro debía ser retirado y reemplazado por un escudo provisional. Pero según reconoció hace unas semanas el propio Gobierno del PP, en una respuesta parlamentaria al diputado de Amaiur Jon Iñarritu, no se ha ejecutado este cambio ya que no se ha retirado un solo vestigio franquista en su mandato.

Lo mismo sucede en el Palacio Real con el escudo tallado en las hojas de la puerta de la entrada principal. La comisión pidió que se reemplazara porque podían concurrir razones arquitectónicas protegidas por la Ley de Conservación del Patrimonio. El edificio está declarado BIC y se propuso su «sustitución por el escudo correspondiente al de la Corte de Felipe III».

Los expertos designados por el anterior Gobierno censaron 705 vestigios en todo el país, de los que 31 estaban en Valladolid. El ministerio que más recuerdos presentaba es el de Defensa, que ha retirado más de 400 símbolos, lo supone casi el 79% de los que quitó el Ejecutivo del PSOE. En Valladolid este ministerio sumaba 20 vestigios, de los que se han retirado 18.

JPEG - 222.4 KB
En el callejero se mantienen nombres de barrios como el de Girón. Fotografía: J. Tajes.

Callejero con nombres y símbolos franquistas

La Plataforma por la Retirada de Nombres y Símbolos Franquistas denuncia 32 nombres de calles, plazas y barriadas, que según la Ley de la Memoria Histórica deben ser eliminados

El último callejero oficial de la capital, editado en 2012, mantiene más de 32 calles, plazas y barriadas identificadas con «nombres de exaltación franquista y de la dictadura», según denuncia la Plataforma por la Retirada de Nombres y Símbolos Franquistas.

Esta plataforma realizó hace dos años un exhaustivo estudio, coordinado por el Ateneo Republicano, que denunciaba el gran numero de calles, barriadas y edificios con referencias «franquistas». «Pensamos que la dedicación de una calle a unas determinadas personas, fechas o hechos, es uno de los mayores honores que una ciudad puede ofrecer, pues convierte al homenajeado en ejemplo de los ciudadanos que viven o transitan por la localidad», advierten a la vez que reiteran su petición al alcalde para que proceda a su retirada. Argumentan que mantener «ese homenaje público a personas o hechos golpistas es un claro desprecio a los valores democráticos en los que hoy se basa nuestra convivencia, además de un incumplimiento de la Ley».

En su callejero de los nombres y símbolos franquistas de la capital aparecen la calle Alférez Provisional, Antonio Lorenzo Hurtado, Clarencio Sanz, Conde de Arteche, Fernández Ladreda, García Morato, General Primo de Rivera, Héroes del Alcázar de Toledo, General Solchaga, José Luis Arrese, Leopoldo de Castro, Rector Luis Suárez, Rosario Pereda o Vicente Mortés. También figuran los nombres de los barrios Cuatro de Marzo, Barrio Girón (José Antonio Girón de Velasco), Grupo 18 de Julio, Barrio España y Grupo 25 años de Paz.

El Ayuntamiento decidió en 2011 no retirar estos «vestigios» porque entendía que la Ley de la Memoria Histórica no cumplía con el requisito de «alcance general» y que en su desarrollo «no tuvo consenso ni a izquierdas ni a derechas», aunque sí que se ha cambiado la denominación de los puentes de Poniente y Arturo Eyries.

La plataforma tampoco se olvida de las numerosas placas que se mantienen las viviendas de protección oficial y denuncian que aunque se trata de pequeñas placas de chapa metálica, colocadas en las fachadas de los edificios de protección oficial, en ellas «aparece el símbolo de Falange Española, el yugo y las flechas». El recorrido llega incluso hasta el «cementerio municipal, «con símbolos de significación golpista en tumbas y panteones». Un ejemplo para ellos es el panteón dedicado a Martínez Anido, «flanqueado por dos figuras armadas».

La plataforma también mantiene su solicitud de que se retire del escudo de la ciudad la Cruz Laureada de San Fernando, distinción de origen militar concedida por el general Francisco Franco a Valladolid por su papel de apoyo al levantamiento militar de 1936, y que el equipo de Gobierno del PP condiciona su desaparición a que lo decrete «quien lo otorgó».

JPEG - 51.9 KB
Monumento a Onésimo Redondo. Fotografía: El Día de Valladolid.

Más información:


Fuente: Texto: M. Rodríguez I., Fotografía: Jonathan Tajes, El Día de Valladolid, 10-06-2013.