Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Asuntos sociales > Los bares solidarios multiplican su presencia en Valladolid

Solidaridad ante la crisis

Los bares solidarios multiplican su presencia en Valladolid

Varios colectivos convierten los locales en sede para mercados del trueque y recogida de comida

Lunes 14 de enero de 2013 · 266 lecturas · rss article rubrique


Un café con leche... y dos terrones de solidaridad. Los hosteleros de la capital muestran desde hace unas semanas su lado más comprometido con la organización (o el apoyo) de acciones solidarias encaminadas a paliar la situación de desamparo, exclusión o riesgo en el que se encuentran cientros de familias vallisoletanas, asfixiadas por el desempleo, los deshaucios o una precaria situación económica. Hay bares que han querido dar un paso al frente y convertir su mostrador en una trinchera de solidaria. El bar Mayka (en la calle Ecuador) ha organizado estas Navidades varias campañas de recogida de juguetes. Seis restaurantes (Niza, Le Bistró, Don Bacalao, Trigo, Fátima, Eh Voilá) han servido menús solidarios cuya recaudacion ha servido para financiar proyectos alimenticios en África. Cuatro establecimientos de Francisco Suárez (Tubular, Café Cortado, Q Carallo y Calle Mayor) sirvieron en noviembre las cañas a cambio de un kilo de comida y recaudaron media tonelada para el Banco de Alimentos. Y esta entidad es además la beneficiaria de parte del dinero recaudado en 70 establecimientos con la venta de la tapa solidaria.

Pero todavía hay más. Libertad 3 es otros de los bares concienciados y ha utilizado las fiestas para conseguir donaciones. «La entrada a nuestro cotillón de Reyes se conseguía con un kilo de comida para el Banco de Alimentos y además solemos hacer descuentos en las consumiciones a quienes hacen algún tipo de donación», explica Rubén Magaña. El Libertad 3 también organiza –en sábados alternos– un mercado del trueque en el que los clientes pueden acudir con productos artesanos, cedés o películas para intercambiarlos entre sí. «Hemos empezado a hacerlo hace mes y medio y está dando muy buen resultado», asegura Magaña, quien añade que «aunque no es una acción propiamente solidaria, también damos espacio a artistas que no lo tienen para que expongan o presenten su trabajo». Así, el próximo sábado, el bar acogerá un mercado de ropa vintage. «En un momento en el que hay gente que lo necesita, todos tenemos que echar una mano. Y más que con dinero, preferimos hacerlo con donaciones al Banco de Alimentos, porque un plato de lentejas siempre será un plato de lentejas», concluye Magaña.

La última gran iniciativa tiene los bares como altavoz privilegiado. Se llama La Fiambrera, un proyecto ideado por una agrupación de voluntarios que, de manera desinterada, sirve de puente entre quien quiere donar (comida, ropa, artículos de primera necesidad) y quien lo necesita. Y para ello, los bares como centro de acción porque gracias a ellos «llegamos a un tipo de público que a través de otro tipo de iniciativas no se llega. Así, damos la posibilidad a cualquier persona durante su tiempo de ocio a ser solidaria y colaborar». Para ello, los integrantes de la Fiambrera han colocado unas cajas de cartón (en Tío Molonio, Babalá, Las Artes, El Rincón del Cómico, Cafetín, Old School, Morgan, Coco Café, Café Teatro, Penicilino, Berlín, La Rata Escarlata, Beluga y Mesón Molinero en Traspinedo) para que los vallisoletanos depositen allí juguetes, ropa, artículos de higiene o productos no perecederos. Lo recogido se destinará al Proyecto Entrevecinos que gestiona la Federación Vecinal Antonio Machado.

Pero además de estas cajas en los bares, los integrantes de La Fiambrera organizan eventos lúdicos y culturales para darse a conocer y recoger material benéfico. Este sábado celebran una de estas fiestas solidarias, en Babalá (San Martín). Laura Peña y Álvaro Varas, dos de los impulsores de La Fiambrera, explican que los asistentes al encuentro acuden con kilos de alimentos o ropa. «A cambio de la donación se les invita a un chupito y además se hace una pequeña rifa. El dinero conseguido es para comprar otros productos y financiar los carteles o las cajas que necesitamos para las acciones», explican. Ya han organizado otros eventos (como un concierto en Las Artes) y después de la fiesta de ayer en Babalá tienen previstas más acciones, como actuaciones de magia o payasos.


Fuente: Texto: V.M.V., El Norte de Castilla, 12-01-2013.