Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > "Sin consenso no se hace ciudad"

Opinión: Pablo Gerbolés

"Sin consenso no se hace ciudad"

"¿Tan complicado es establecer más cauces y plazos más largos que permitan una participación organizada de la ciudadanía en el debate del futuro PGOU?"

Martes 25 de septiembre de 2012 · 112 lecturas · rss article rubrique


LA VOZ VECINAL
El Día de Valladolid

Una falacia. No es otro el mejor sustantivo para calificar la exposición pública del avance del PGOU pues ha abarcado el mes de agosto y las ferias y adolece de ausencia de debate o análisis conjunto más allá de un lamentable cursillo de pago.

¿Tan complicado es establecer más cauces y plazos más largos que permitan una participación organizada de la ciudadanía en el debate del futuro PGOU? ¿Tan costoso es extender a los barrios de la ciudad cauces de participación vecinal en la elaboración de propuestas al PGOU? La mera exposición pública no supone garantizar la participación real de los movimientos sociales organizados y el debate con los vecinos y vecinas sobre cómo se utiliza el suelo donde viven, dónde hace falta reequilibrar, y que haya opiniones sociales-organizadas, no sólo mercantilizadas. Porque, el suelo en definitiva son personas.

La filosofía del Plan anterior era recalificar mucho para abaratar el suelo, pero el resultado fue todo lo contrario sin haber resuelto en ningún caso el problema fundamental de la vivienda. No respondía a la escala humana, a los intereses de la ciudadanía, sino de un sector determinado de promotores inmobiliarios y con una concepción desarrollista, y ha resultado insostenible tanto económicamente como a nivel medioambiental. Esta es una oportunidad para modificar esa errónea dirección, pero para ello el nuevo plan debe tener un carácter más metropolitano, ya que no se puede abordar sólo para la ciudad de Valladolid y nada más, sino con la perspectiva de todo el entorno. Y hay que hacerlo pensando en el empleo, las infraestructuras, los equipamientos, el fomento del alquiler, la rehabilitación de viviendas y la cohesión social.

Gobernar con la participación de las personas tiene un profundo significado de construcción de ciudadanía. Valladolid necesita más riqueza y variedad democrática. No tenemos que resignarnos a un esquema tan simple como la representación democrática institucional. La ciudadanía es mucho más participativa y eso ha de reflejarse también en los espacios políticos. En otro caso se ratificará lo que muchas personas piensa: Lo que importa es la voluntad de quien manda. Y el uso de la palabra “participación” sólo es plastilina con la que dar forma a sus caprichos. Es pura simulación, un ejercicio cínico de charlatanería política. Así que no nos extrañemos de la apatía, del descontento, de la falta de interés por la política institucional. No nos extrañemos pues de dinámicas como las de hoy (“rodea el Congreso”).

Pablo Gerbolés Sánchez
Presidente la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid


Fuente: Texto: Pablo Gerbolés, El Día de Valladolid, 25-09-2012.