Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Solidaridad y ciudadanía > La primera multa por ir en bañador, en La Rondilla

¡No a la ordenanza antisocial!

La primera multa por ir en bañador, en La Rondilla

La Policía solo ha sancionado desde abril a una persona por pasear por la calle semidesnuda

Martes 14 de agosto de 2012 · 66 lecturas · rss article rubrique


Sin camiseta, a las diez de la noche de una calurosa jornada de mayo y en la calle Cardenal Torquemada (en La Rondilla). Así encontraron los agentes a la primera (y de momento única) persona sancionada en Valladolid por ir por la calle en situación indecorosa, de acuerdo con la ordenanza de protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales, en vigor desde abril. Uno de los artículos más polémicos de esta normativa (el otro son las multas por ejercer la mendicidad) se ha saldado, casi cinco meses y varias olas de calor después, con un descafeinado balance, solo una sanción (60 euros ha tenido que pagar el infractor), lo que, según el Ayuntamiento, «demuestra que al final hubo demasiado revuelo con este asunto».

Fuentes municipales explican que la norma que prohíbe ir por la calle en bañador (solo en bañador, o sea, con el torso al aire) es claramente disuasoria, para evitar que este tipo de comportamientos se reproduzcan en la ciudad. Así, los agentes, antes de multar, aperciben a los infractores y les conminan a ponerse una camisa o camiseta. La mayoría de las veces hacen caso y la cosa termina ahí. Solo el aviso, ni multa ni nada. Salvo esa vez en La Rondilla, cuando parece que el denunciado se negó a cumplir la petición de los policías. La sanción –que puede llegar hasta 750 euros, según la ordenanza– es, en fin, el último recurso. «Solo se ponen en casos en que sea manifiestamente indecoroso y ofensivo», explicaron desde el Consistorio, después de añadir que se pone especial celo en zonas del centro y puntos turísticos de la ciudad. Hay más manga ancha, por ejemplo, en los parques y jardines de los barrios y también en los paseos de las rondas, donde no es extraño ver todas las mañanas a decenas de personas pasear o hacer deporte sin camiseta.

Junto a esta multa –y también relacionada con el calor– la Policía ha impuesto durante este tiempo en vigor de la normativa otras tres sanciones (todas en julio) a otros tantos ciudadanos por hacer un uso indebido de las fuentes. La primera de las amonestaciones recayó en un vallisoletano que estaba bañando a su perro en una de las fuentes y láminas de agua del Museo de la Ciencia. La segunda infracción penalizó a un hombre que estaba llenando un gran bidón con agua de un caño de la calle del Reguero (una paralela el Paseo del Cauce, en La Rondilla, al lado de XXV Años de Paz). La tercera infracción en este apartado fue para un ciudadano que se estaba bañando («no refrescándose, sino bañándose», precisan desde la Policía) en la plaza de Clarencio Sanz, en Delicias, junto al Paseo de San Isidro.

Barcelona fue la ciudad pionera en tratar de poner coto a los paseantes semidesnudos. La ordenanza entró allí en vigor en abril del año pasado y durante este tiempo, los agentes de la Ciudad Condal han multado (con 60 euros por ir semidesnudos; 80 euros, desnudo) a 96 personas (en 2011) y 27 más en lo que va de año, sobre todo turistas extranjeros.


Fuente: Texto: V. M. Vela, Fotografía: Kike Gómez, El Norte de Castilla, 13-08-2012.