Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Informe sobre el estado de seguridad y limpieza de la franja (...)

Reivindicaciones vecinales

Informe sobre el estado de seguridad y limpieza de la franja ferroviaria

Elaborado por la Comisión de Urbanismo, Vivienda y Movilidad

Jueves 21 de junio de 2012 · 283 lecturas · rss article rubrique


Descargar el informe en formato PDF

INFORME SOBRE EL ESTADO DE LA FRANJA FERROVIARIA

Tramo urbano de Valladolid

Comisión de Urbanismo, Vivienda y Movilidad
Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid

Valladolid, 21 de junio de 2012

El presente informe ha sido elaborado por la Comisión de Urbanismo, Vivienda y Movilidad de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid “Antonio Machado”, con la colaboración de asociaciones vecinales colindantes con la franja ferroviaria: “24 de Diciembre” de Belén, Pilarica, “Bailarín Vicente Escudero” de Vadillos-circular-San Juan, “La Unión” de Pajarillos, Familiar Delicias, “Caño Argales” de San Andrés, “Reina Juana” de Zona Sur y ASOVECO de Covaresa.

Su finalidad es exponer las deficiencias existentes en este espacio, que afectan al espacio exterior e interior al vallado, al apeadero de la Universidad y a los pasos (inferiores y superiores) que atraviesan el trazado del ferrocarril en su tramo urbano.

Este documento se estructura en los siguientes apartados:

1. Suciedad, maleza, deshechos.
2. Inseguridad.
3. Pasos peatonales.
4. Imagen de la ciudad.
5. Correcciones realizadas por ADIF y Universidad de Valladolid.
6. Propuestas.

En cada uno se enuncian los problemas detectados, acompañados por fotografías ilustrativas. Buena parte de esas imágenes fueron recogidas durante la visita a la franja ferroviaria entre el apeadero de la Universidad y la estación Valladolid-Campo Grande, realizada por miembros de la Comisión de Urbanismo, Vivienda y Movilidad el pasado 22 de marzo junto a personal de ADIF, atendiendo a la amable invitación de esta entidad.

1. SUCIEDAD, MALEZA, DESHECHOS.

Se recogen en este apartado aquellos aspectos relacionados con la limpieza general del espacio ferroviario. Se detecta la presencia de deshechos de distintas procedencias:

  • Restos de material de actuaciones en las vías, como raíles, traviesas de distintos tipos y épocas (de madera, mixtas hormigón acero, hormigón…), pletinas, tornillería, pallets, bobinas de cable vacías, tubo corrugado para conducciones eléctricas, mallas para vallado,…

  • Otros materiales de desecho ajenos a la actividad ferroviaria, como tapas de registro, señales de tráfico, material procedente del mercadillo colindante, restos de botellones, colchones, electrodomésticos abandonados…

  • Maleza y restos vegetales, especialmente en la zona norte, entre el apeadero y el paso a nivel del barrio de La Pilarica, en la que la franja se ensancha. Se puede apreciar vegetación de tipo anual (herbáceas, cardos…), así como árboles y arbustos. También se acumulan restos de podas no retirados.

La suciedad y maleza acumuladas constituyen no sólo en problema estético y de salubridad, sino especialmente un evidente riesgo de incendio. Al paso de los trenes, y especialmente en las operaciones de frenado, tan habituales en zonas urbanas, se producen habitualmente chispas, que podrían hacer arder los materiales combustibles presentes en los bordes de las vías.

2. INSEGURIDAD.

Este apartado se centra exclusivamente en los focos de inseguridad detectados en superficie. No se consideran los pasos subterráneos, por ser objeto de un análisis más pormenorizado en el punto siguiente.

Los principales factores de riesgo detectados son los siguientes:

  • Pasos viciosos
  • Edificios de viviendas que delimitan el espacio reservado
  • Conducciones de gas por el interior de la franja ferroviaria
  • “Pasos viciosos”. Los responsables de seguridad de ADIF denominan así a los puntos en los que el vallado está roto a ambos lados de las vías, y que sirven de cruce de la misma. El tránsito de peatones se evidencia en los “caminos” que unen los huecos del vallado a ambos lados. Es obvio el riesgo que suponen estos improvisados “pasos a nivel” para las personas que atraviesan por ellos. Aunque ADIF los cierra periódicamente, vuelven a abrirse en poco tiempo.

  • Invasión del espacio ferroviario. Es habitual ver a personas paseando por el interior de los muros que delimitan este espacio, reservado en exclusiva para el personal de ADIF y autorizadas. También se pueden localizar dentro de los muros huertos urbanos. Este uso indebido puede resultar peligroso para las personas, y además el personal de seguridad de ADIF puede imponerles una sanción.

  • Edificios de viviendas que delimitan el espacio reservado. En el Barrio de Belén, fachadas de viviendas particulares sirven de límite a la franja del ferrocarril. En algunos casos, las fachadas incluyen huecos que dan a este espacio; recoger cualquier elemento que caiga desde esas ventanas implica acceder al mismo.

  • Conducciones de gas por el interior de la franja ferroviaria. Los tubos están simplemente sujetos a las paredes, en algunos puntos de forma muy precaria, y desprotegidos frente a cualquier accidente o acto de vandalismo. El riesgo de explosión y el de incendio de la maleza colindante son evidentes. También facilitan el robo en las viviendas a las que se adosan. Además, el mantenimiento requiere la solicitud de autorización a ADIF, y la presencia de un empleado de esta empresa mientras se realizan los trabajos.

3. PASOS PEATONALES.

A lo largo del tramo urbano del trazado del ferrocarril nos encontramos con tres tipos de pasos peatonales: a nivel, subterráneos y elevados. Cada uno presenta distintos problemas, y en conjunto son escasos para “coser” la cicatriz que el ferrocarril provoca en la ciudad. Mientras llega el soterramiento, es preciso permeabilizar este espacio, unir barrios a uno y otro lado de las vías. Y debe hacerse con elementos que resulten cómodos, seguros y agradables para quienes los utilicen.

  • Pasos a nivel. En el tramo urbano sólo hay dos pasos a nivel autorizados: el de la Pilarica, y el del Apeadero de la Universidad. El primero cuenta con señalización óptica y acústica, y un diseño de barandillas que dificulta el acceso accidental a las vías. En el segundo no hay ningún tipo de señalización ni elemento que dificulte el acceso, lo que aumenta su peligrosidad.

  • Pasos subterráneos. Son la solución más utilizada para atravesar las vías. La mayor parte de ellos se resuelven con un diseño en “U”, motivado por la falta de espacio. Este diseño provoca inseguridad, pues al entrar en el paso los ángulos ciegos impiden ver lo que nos vamos a encontrar al otro lado. Todos ellos comparten problemas de limpieza y escasa iluminación.

  • Pasos elevados. En este apartado se pueden comparar dos soluciones que ejemplifican lo que se debe hacer y lo que no parece tan adecuado. Nos referimos al paso elevado de la estación Campo Grande, y al recientemente ejecutado en la zona sur de la ciudad. El primero cumple todos los requisitos que hemos enunciado para salvar las vías (comodidad, seguridad y diseño agradable), resolviendo el cruce mediante escaleras mecánicas y ascensor. El segundo resulta poco práctico por su excesivo desarrollo, y además su diseño no es el más adecuado, provocando un gran impacto visual sobre la zona en que se ubica.

4. IMAGEN DE LA CIUDAD.

La situación reflejada en este documento no contribuye en nada a la imagen de ciudad moderna, limpia y acogedora que las distintas administraciones quieren transmitir a la ciudadanía, visitantes y posibles inversores.

A finales de este año pasarán por este espacio los trenes AVE procedentes del norte de España de paso hacia Madrid. La imagen de la ciudad que se llevarán los pasajeros en tránsito no parece la más adecuada. Consideramos que es necesario modificar esta situación, y el Ayuntamiento debería contribuir, puesto que debe considerarse parte afectada.

Los muros, aceras y espacios libres exteriores y colindantes con la franja ferroviaria presentan también un aspecto de abandono deplorable.

La existencia de edificaciones obsoletas abandonadas (algunas de gran valor arquitectónico e incluidas en el Catálogo de edificios protegidos de Valladolid) contribuye a afear la imagen de la ciudad. Es de suponer que el traslado de los Talleres de RENFE a su nuevo emplazamiento agravará esta situación, pues parece poco probable la edificación y urbanización inmediata de los terrenos liberados.

5. CORRECCIONES REALIZADAS POR ADIF Y LA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID.

Los contactos mantenidos con distintas entidades y administraciones han tenido en algunos casos respuesta inmediata de las mismas.

En concreto, a partir de la visita realizada por personal de ADIF y miembros de las asociaciones de vecinos esta entidad ha reparado los “pasos viciosos” detectados. Lamentablemente, alguno de esos pasos reparados estaban de nuevo abiertos apenas un mes después.

También la Universidad de Valladolid ha actuado en el apeadero, del que es responsable, procediendo a la limpieza del paso subterráneo para conectar ambos andenes y del espacio perimetral a éstos.

6. PROPUESTAS.

Está claro que todos los problemas expuestos se resolverán con la ejecución del soterramiento. Pero no parece que vaya a llevarse a cabo en un plazo corto de tiempo, y mientras tanto, se hace imprescindible una solución.

Desde las asociaciones se proponen las siguientes acciones:

  • Hay operaciones de bajo costo que no precisan de mayor dilación como es adecentar y mantener en materia de suciedades, deshechos, malezas vegetales, muros de cierre y seguridad de las protecciones.
  • Se hace necesaria una campaña divulgativa de mensajes a la ciudadanía para que su comportamiento contribuya a lograr el objetivo.
  • Siguiendo las directrices del proyecto Rogers para el soterramiento, basado en eliminar o “coser la cicatriz” que supone la actual vía férrea para la ciudad, mientras llega el soterramiento urge “permeabilizar los barrios separados”. Para ello proponemos que se eliminen los pasos peatones subterráneos y se sustituyan por pasos elevados diáfanos y con rampas mecánicas.
  • Es preciso mejorar la urbanización de los espacios colindantes, integrando en lo posible el corredor ferroviario en los barrios por los que discurre.

Comisión de Urbanismo, Vivienda y Movilidad

Federación Provincial de Asociaciones Vecinales y Consumidores de Valladolid “Antonio Machado”

C/ Andrés de Laorden, s/n. 47003 Valladolid
T: 983305148
Fax: 983307101
federacion@vecinosvalladolid.org
www.vecinosvalladolid.org


Ver en línea : COMUNICADO: Las asociaciones vecinales se movilizan ante la falta de limpieza y seguridad en la franja ferroviaria