Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Solidaridad y ciudadanía > La ordenanza "antisocial" revive en Valladolid

Opinión: Fernando Pastor (Periódico Diagonal)

La ordenanza "antisocial" revive en Valladolid

El Ayuntamiento de Valladolid endurece una ordenanza municipal sobre convivencia pese a que dos sentencias judiciales anularon parte de su articulado

Martes 10 de enero de 2012 · 81 lecturas · rss article rubrique


CONTROL // LA CONVIVENCIA COMO PRETEXTO

En 2004 el Ayuntamiento de Valladolid aprobó una Ordenanza de protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales que, tomando como parapeto el relato de normas obvias de convivencia, introducía otras medidas que menoscaban derechos fundamentales como los de reunión, manifestación o la libertad de expresión.

Esta norma motivó la creación de una plataforma ciudadana denominada Foro por la libertad de Expresión que recurrió a la vía judicial y logró en 2006 dos sentencias que anularon, si bien de una manera más formal que material, algunos artículos de esta Ordenanza, por ser considerados contrarios a derecho.

Sin embargo, el consistorio ha retomado la ofensiva y el 4 de octubre aprobaba un nuevo texto de la ordenanza, en la que se introducen, aunque camuflados, de los artículos anulados por las sentencias judiciales. La nueva Ordenanza aumenta los hechos punibles y prevé sanciones que van desde los 750 euros de multa para las infracciones calificadas de leves, hasta los 3.000 euros para las calificadas de muy graves.

Así, sanciona la mendicidad y prohíbe vivir en la calle (o en una furgoneta), lo que los colectivos contrarios a este texto han calificado como "criminalizar la pobreza".

Pese a que el Tribunal de Justicia de Castilla y León ha dictado sentencias indicando que el Ayuntamiento carece de competencias para prohibir la realización de acampadas, la ordenanza establece multas a quien acampe, en una disposición que parece destinada a evitar los actos de tipo reivindicativo. Del mismo modo, el texto equipara repartir publicidad con repartir folletos de contenido social o reivindicativo, e incluso en la práctica se está permitiendo sin problemas el reparto de los primeros y no de los segundos.

Decoro y ornato público

La ordenanza alude a conceptos como "decoro" y "ornato público", para regular las actuaciones no solo sobre bienes de carácter público sino también sobre bienes privados e incluso sobre el propio cuerpo. Respecto a los bienes privados, se impide colocar cualquier tipo de cartel o similar en las ventanas de los edificios.

Respecto a los bienes públicos, no puede pegarse folletos en el espacio público. En lo relativo al aspecto personal, el texto prohíbe ir por la calle en bañador, semidesnudo o desnudo.

La ordenanza no señala qué entiende por el término "semidesnudo" y parece proteger el "derecho a no ver", pese a que el derecho a mostrar la imagen que uno desee de sí mismo está garantizado por el artículo
18.1 de la Consti tución. Según Pablo Gerbolés, abogado y presidente de la Fede ración de Asociaciones de Vecinos de Valladolid, esto "puede convertirse en una discriminación hacia todo lo diferente, hacia cualquier minoría".

Al igual que ocurriera en 2004, una veintena de colectivos políticos y sociales de Valladolid se han unido para tratar de evitar la puesta en marcha esta segunda versión de una ordenanza que han calificado de "antisocial". En un primer momento han presentado alegaciones, han elaborado un manifiesto conjunto, y tienen previsto llevar a cabo acciones de protesta en la calle.

De no prosperar las alegaciones podrían acudir de nuevo a los tribunales de justicia ante lo que entienden un ataque a derechos fundamentales de los ciudadanos.

Fernando Pastor


Fuente: Texto: Fernando Pastor, Diagonal Periódico, Edición 5 al 18 enero 2012.