Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Movimiento vecinal > Las asociaciones de vecinos en Valladolid entre 1964 y 1986: Del asfaltado (...)

Movimiento vecinal

Las asociaciones de vecinos en Valladolid entre 1964 y 1986: Del asfaltado de ’mi calle’ a la participación ciudadana

Constantino Gonzalo defiende con éxito la primera tesis doctoral sobre la importancia de las asociaciones de vecinos en Valladolid entre 1964 y 1986

Lunes 3 de octubre de 2011 · 330 lecturas · rss article rubrique


Fernando Valiño
Diario de Valladolid-El Mundo

JPEG - 32.5 KB
El tribunal, formado por Villasante, Fernández, Berzal, Ysàs y Castrillo, escucha la exposición del aspirante a doctor, Constantino Gonzalo. Fotografía: Montse Álvarez, Diario de Valladolid-El Mundo.

«El tribunal otorga un 10, sobresaliente cum laude», leyó la secretaria del tribunal, María Castrillo, después de casi tres horas de sesión. Esa fue la calificación que obtuvo la tesis ’Movimiento vecinal y cultura política democrática en Castilla y León. El caso de Valladolid (1964-1986)’, leída por Constantino Gonzalo Morell el 27 de septiembre, en el Salón de Grados de Filosofía y Letras.

«Es la primera vez que se presenta una tesis doctoral del movimiento vecinal», recordó el director de la tesis, Pedro Carasa Soto, antes de su defensa.

«El trabajo demuestra», añadió Carasa, «que las asociaciones de vecinos han sido una escuela de formación predemocrática. Fueron por delante de los partidos políticos, a los que no les interesaba la participación ni las redes sociales».

El doctorando consumió los 20 minutos de exposición en justificar el por qué de la tesis («resaltar la importancia del movimiento vecinal del que hay muy pocos estudios») y resumió los inicios con la Ley 191/1964 de 24 de diciembre.

«El origen del movimiento vecinal en Valladolid está en el barrio de la Rondilla en febrero de 1970. Después vendrían: Belén (1971), Delicias y Pilarica (1972), Girón (1975), la primera asociación que dependió del gobernador civil y no de la delegación de la Familia», expuso Gonzalo.

Las principales luchas del movimiento vecinal, «que recibió el apoyo de la Iglesia y de la Prensa», fueron enumeradas por el autor de la tesis: «Por la democracia. Por unas fiestas populares. Por el derecho a la educación. Por un urbanismo más humano. Por la sanidad. Por la tercera edad. En defensa del medio ambiente. Por la cultura. Contra los impuestos injustos. Por la paz».

«Con este trabajo pretendemos confirmar la tan conocida aseveración de que las asociaciones vecinales fueron escuelas de democracia. Pero junto a ello, también queremos demostrar que fueron otra de las fuerzas -y no la menos importante- que se opuso al Franquismo, porque como reconocía un informe del Ministerio del Interior franquistas, ’la subversión en los barrios y en el ámbito laboral son las dos principales palancas que emplean los grupos de oposición para conseguir derrocar el Régimen actual español’», ha escrito Gonzalo Morell, para quien la falta de estudios se explica por la «imagen clásica de una oposición tripartita a la dictadura: obreros, estudiantes y miembros de lo que podríamos llamar la otra Iglesia».

Constantino Gonzalo también hizo balance de las campañas desarrolladas por el movimiento vecinal y que resumió en dos citas: «Del asfaltado de mi calle a la participación ciudadana en los asuntos públicos» y en «Más que barrios eran almacenes de viviendas », esta última del exalcalde socialista Rodríguez Bolaños.

Por último, el aspirante al grado de doctor por la Universidad de Valladolid (UVA), hizo un «balance global del movimiento vecinal», del que destacó su contribución a la «socialización y cohesión social de los barrios con las fiestas. A su ayuda a derribar la dictadura y a construir la democracia. El logro de nuevos servicios que mejoran los existentes, lo que contribuye a mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. La integración activa de la mujer... El movimiento vecinal es una escuela de ciudadanía ».

Tomás Rodríguez Villasante, sociólogo emérito de la Complutense de Madrid y uno de los miembros del tribunal, que presidió Enrique Berzal, hizo una serie de objeciones al estudio, tras felicitar a su autor.

«Se identifica movimiento vecinal con movimientos asociativos, y no es lo mismo», dijo Villasante, crítico también con el calificativo dado a las asociaciones de vecinos de «escuelas de democracia». «Hoy la democracia», añadió, «es la democracia participativa, la deliberativa, la de base... Desde el 15M para acá nuestros hijos han sacado a la calle otras formas de democracia: sin líderes, sin siglas...».

Villasante, histórico militante del movimiento vecinal en Madrid, elogió, como haría el resto del tribunal, el «trabajo de fuentes», entre ellas, las orales.

Para Antonio Fernández, de la Universidad de Burgos, la tesis es un «buen trabajo que hace justicia a mucha gente, algunos están hoy aquí».

Entre los asistentes, varios representantes del movimiento vecinal vallisoletano: Ángel Ceballos, José Centeno, Ángel Bayón, Pablo Gerbolés, Jesús Anta...

«Es una buena investigación. Mi valoración es muy favorable», anticipó el historiador de la UAB Pere Ysàs, que subrayó la importancia del movimiento vecinal en la Transición y lo insuficientemente estudiado hasta ahora.

«Las conclusiones», concluyó Ysàs, «son sólidas». Lo que no impidió que el historiador realizara las inevitables observaciones a la tesis, como la falta de los resultados de las elecciones generales de 1977 y de las municipales de 1979.

El presidente del tribunal, Enrique Berzal, resaltó que la tesis «tiene la sombra de Pedro Carasa», a quien también había elogiado antes Fernández Sancha.

«Me identifico con el doctorando. Has puesto ilusión y pasión, aunque a veces te pasas», opinó Berzal que encuadró el estudio en la recuperación de la memoria.

Por último, el director de la tesis, Pedro Carasa, catedrático de Historia Contemporánea de la UVA, incidió en el comienzo de una «nueva generación de historiadores que revisan la Transición, que se ha comenzado a ver desde abajo».

Asimismo, María Castrillo, urbanista de la UVA, había saludado la tesis por el «hueco que viene a llenar » y se felicitó por su lectura. «¡Ya era hora!», exclamó.

JPEG - 33.7 KB
Constantino Gonzalo, al fondo: Pedro Carasa. Fotografía: Montse Álvarez, Diario de Valladolid-El Mundo.

DEDICATORIA
«A la ‘república’ de Pajarillos»

’A la República de Pajarillos, donde tuvieron lugar mis pesadillas y se fraguaron mis sueños», es la dedicatoria elegida por Constantino Gonzalo Morell (Valladolid, 1980) para abrir su tesis doctoral. Más de 5 años de investigación. En un día tan importante para un universitario como el de la lectura de su tesis, Gonzalo Morell lució su inseparable pin con la bandera tricolor en la solapa de su chaqueta.

Los miembros del tribunal coincidieron en resaltar el trabajo hecho «desde el apasionamiento». «La pasión no quita conocimiento», dijo Villasante. Antonio Fernández se posicionó a favor de la «pasión en la historia». Lo mismo que Ysàs: «Comparto el entusiasmo, pero hay que afinar muy bien», dijo.


Ver en línea : Tesis Doctoral «Movimiento vecinal y cultura política democrática en Castilla y León. El caso de Valladolid (1964 - 1986)»


Fuente: Texto: Fernando Valiño, Fotografía: Montse Álvarez , Diario de Valladolid-El Mundo, 03-10-2011.