Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Sanidad > Sobre los conflictos de intereses de los médicos en el estudio de la (...)

Opinión: Alfonso Balmori

Sobre los conflictos de intereses de los médicos en el estudio de la telefonía móvil: "Juramento Hipocrático"

Es un hito histórico que por primera vez en muchos años una organización mundial admita la posibilidad de daños a la salud, después de tanto tiempo escuchando solo algunas voces médicas disidentes

Lunes 13 de junio de 2011 · 165 lecturas · rss article rubrique


Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones. Texto adaptado, Ginebra 1948».

Lo leí en mi época de estudiante, colgado en la pared de la habitación de un compañero de piso. Su esencia me transmitió una sensación de seguridad y de confianza en la profesión médica, que percibí colmada de altruismo y compromiso con la humanidad enferma.

Estos días he recordado aquel Juramento, mientras escuchaba a los portavoces de asociaciones médicas, asociaciones contra el cáncer, oncólogos y altos responsables de la sanidad. Su discurso dejaba traslucir una especie de irritación contenida contra la Organización Mundial de la Salud, una crítica discreta y meditada, sanitariamente correcta, a las conclusiones de su reciente reunión en Lyón.

Entre el 24 y el 31 de mayo pasados, un grupo de trabajo compuesto por 31 investigadores médicos de 14 países se ha reunido en la sede de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer con sede en aquella ciudad francesa, para evaluar los potenciales riesgos cancerígenos de la exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia (que utilizan los móviles...). La conclusión más trascendente de dicha reunión es que la OMS ha pasado a considerarlos «posible carcinógeno para los seres humanos» (Grupo 2B), basándose, según explica en su propia nota de prensa, en un mayor riesgo de glioma, un tipo de tumor cerebral maligno asociado al uso de teléfonos móviles. Fue un tenso y complejo debate, en el que algunos de los mejores expertos mundiales analizaron la evidencia científica existente y alcanzaron esta decisión con un solo voto en contra. La noticia ha provocado un bombazo mediático que invadió Internet con rapidez, pero el contraataque no se ha hecho esperar. Y sorprendentemente, no ha procedido solo de Redtel, la asociación que aglutina a las operadoras, cuyos dividendos podrían verse muy afectados, sino de asociaciones y personas cuya responsabilidad es velar por la salud de la población.

Que por primera vez en muchos años una organización mundial admita la posibilidad de daños a la salud, después de tanto tiempo escuchando solo algunas voces médicas disidentes, es un hito histórico. Está en juego un asunto de una envergadura colosal, que implica a 5.000 millones de usuarios de móviles en el mundo. Recordemos que el pasado 27 de mayo, el Parlamento del Consejo de Europa aprobaba la importante e histórica Resolución 1815: ’Peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos sobre el medio ambiente’ que llega mucho más lejos que la OMS. Por esa razón, los portavoces de la sanidad deberían al menos mostrar cautela en sus declaraciones.

Pocos días antes de celebrarse la reunión de Lyón, Mona Nilsson, una periodista de investigación Sueca, sacó a la luz el conflicto de intereses en el que incurría uno de los más importantes investigadores del mundo, Anders Alhbom, vinculado a una empresa regentada por su hermano cuya misión era asesorar a las telecos. Unas horas después la Agencia le excluyó del panel de expertos y finalmente no fue admitido en la reunión.

Me pregunto qué papel jugaría el bueno de Hipócrates en estos tiempos; quizás sería considerado por unos cuantos un ingenuo soñador con la cabeza rebosante de ideas trasnochadas.

Alfonso Balmori
Biólogo


Fuente: Texto: Alfonso Balmori, El Norte de Castilla, 06-06-2011.