Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Cultura, ocio y deporte > "(i+d)+Innovación en la cultura regional"

Opinión: Miguel Ángel Pérez Martín

"(i+d)+Innovación en la cultura regional"

Un problema, hay una condición imprescindible: ¡la creatividad! Y ahí le duele; si se nos van las personas formadas, los creadores y los jóvenes de poco nos sirve poner en marcha costosas ’agencias de innovación’

Martes 5 de abril de 2011 · 84 lecturas · rss article rubrique


I mayúscula para la Innovación en la cultura. En la industria es fácil identificar la investigación y el desarrollo, son muy tangibles, físicos, requieren grandes inversiones localizables. En la cultura ’i+d’ son términos más difusos, intangibles… a veces les calificamos como ’laboratorios’ o ’experimentación’. Requieren también muchos recursos y sus resultados, como con la educación, les vemos una generación después. Por el contrario la innovación, entendida como mejora continua, no requiere inversiones tan costosas y los resultados les vemos a medio plazo, a veces incluso a corto plazo. Son mejoras en el funcionamiento del sistema cultural que a veces consiste en resolver cuellos de botella, como el que todas las decisiones se tengan que tomar desde la política, ya sea la compra de unos focos para un teatro o la organización de un festival.

¿Dónde localizamos estas innovaciones en la cultura? Hay dos metodologías de trabajo que se utilizan poco en Castilla y León, la primera de ellas es la coordinación. Coordinación entre administraciones y entre agentes que intervienen en un determinado sector cultural. En Valladolid, por ejemplo, sería casi revolucionario establecer una mesa de coordinación de artes escénicas y música… saber qué se hace y cuándo para no solaparse y no contraprogramarse -muchas veces la misma institución- no quitarse los públicos… ¡se consigue tanto con tan poco! Coordinación entre diferentes instituciones culturales -ayuntamientos, Junta, cajas- y de los distintos departamentos de una misma administración -Cultura y Fundación Siglo, Cultura y educación/universidades-.

La otra pata de la innovación en cultura es la colaboración. Hay poca cultura de la colaboración en esta región. Despropósitos como la carrera de los museos de arte contemporáneo, de los macrocentros de artes escénicas y la música (un Caem en municipios de menos de 10.000 habitantes ¿es viable?) y ahora con los palacios de congresos (ponga uno en su vida) son el paradigma de esta cultura del autismo cultural. Si tomas la decisión en solitario no puedes pedir ayuda luego a otros niveles administrativos. A los ayuntamientos les sucede con la Junta y a la Junta con el Estado (conjunto de administraciones, no lo olvidemos).

Otro aspecto de la colaboración, imprescindible en estos momentos, es la colaboración público/privado. Hay servicios públicos que pueden ser prestados por entidades privadas lucrativas: empresas, y no lucrativas: asociaciones, fundaciones. Lo importante es el servicio al ciudadano y al usuario de ese servicio. Eso es lo que debe garantizar la administración, un servicio de calidad. La colaboración público/privado cuando se hace solo por motivos de ahorro suele fallar. Este sistema no se ha explorado lo suficiente en Castilla y León, o se pone en marcha y luego la institución se desentiende de la labor de evaluación de ese servicio, ejemplos no faltan.

¿Costarían estas políticas mucho dinero? Muchos pensamos que no, es más supondrían al menos una racionalización del gasto. Serían políticas de innovación concretas que se pueden explorar en la próxima legislatura, como la toma de decisiones estratégicas mediante consejos consultivos. Un problema, hay una condición imprescindible: ¡la creatividad! Y ahí le duele. Si se nos van las personas formadas, los creadores y los jóvenes de poco nos sirve poner en marcha costosas ’agencias de innovación’ que trabajen de 8 a 15. Y la creatividad es, ante todo, correr riesgos, gestionar incertidumbres. Ahí fallamos ¿no? Algo habrá que hacer, pero ya, no podemos perder otros cuatro años.

Miguel Ángel Pérez Martín
Gestor Cultural


Fuente: Texto: Miguel Ángel Pérez Martín, El Norte de Castilla, 30-03-2011.