Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Solidaridad y ciudadanía > Las Asociaciones vecinales se oponen por unanimidad a que la mendicidad sea (...)

Comunicado de la Federación, texto y modelo de alegación

Las Asociaciones vecinales se oponen por unanimidad a que la mendicidad sea sancionada administrativamente

Las asociaciones vecinales entienden que el Ayuntamiento, en su impulso sancionador, ha ido más allá de los límites; por otra parte, el texto suprime definitivamente preceptos recurridos por los vecinos y declarados nulos por la Justicia

Lunes 31 de mayo de 2010 · 135 lecturas · rss article rubrique


Nota de prensa, 31-05-2010

En Boletín Oficial de la Provincia de fecha 3 de mayo de 2010 somete a exposición pública por término de 30 días la modificación de la Ordenanza de protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales.

En primer lugar, las asociaciones de vecinos se congratulan de la eliminación definitiva del texto de algunos artículos restrictivos de la libertad de expresión impugnados por ellas ante el Tribunal Superior de Justicia, con Sentencia desfavorable para el Ayuntamiento.

Y, de otro lado, las asociaciones vecinales consideran, y así fue acordado por unanimidad de su Junta Directiva el pasado jueves 27 de mayo, que la sanción de la mendicidad afecta negativamente a los derechos de personas y colectivos que, en buena parte, están situados en la marginación y la exclusión social; colectivos carentes de recursos económicos, cuando no directamente pobres, que viven en condiciones de grave precariedad en cuanto no pueden satisfacer las más elementales necesidades humanas de una manera digna.

La mendicidad pasa a ser falta leve y por lo tanto sancionable con hasta 750 euros, aunque los agentes deben informar a los mendigos de dependencias y centros asistenciales, y si se resisten pueden desalojarlos. Si la mendicidad se hace con actitudes coactivas o de acoso o impiden el tránsito es infracción grave. Y si se hace con utilización de menores o personas con incapacidad, muy graves.

Las asociaciones vecinales entienden que el Ayuntamiento, en su impulso sancionador, ha ido más allá de los límites. La sanción de la mendicidad, se sitúa, injustificadamente, en contradicción con el derecho que tienen los ciudadanos a transitar por la ciudad y el uso correcto de las vías y espacios públicos. Respecto de la mera mendicidad, por su extraordinaria levedad, resulta desproporcionado tanto respecto al ejercicio de competencias municipales como en el respeto de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Y respecto de las infracciones relativas a la mendicidad que se califican como grave o muy grave, en realidad son acciones que suponen infracciones penales que sólo podrían perseguirse ante la jurisdicción penal si los ofendidos lo denunciasen.

En este sentido, las asociaciones vecinales entienden que el Ayuntamiento carece de legitimación para imponer medidas restrictivas de derechos, reservadas para el castigo de los delitos y faltas.

Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid

¿QUIERES PRESENTAR TÚ TAMBIÉN LA ALEGACIÓN?

  • Se adjunta un MODELO de alegación. El PLAZO para presentarla (por duplicado, cumplimentada, fechada y firmada, también sellada si lo haces como una organización) acaba este MIÉRCOLES, 2 de junio de 2010.
  • Puedes presentarla en el registro del Ayuntamiento (en la trasera del Ayuntamiento en Plaza de la Rinconada o en el edificio de San Benito) o en cualquiera de los registros de la Junta de Castilla y León.

AL AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

D. PABLO ANDRÉS GERBOLÉS SÁNCHEZ, titular del Documento Nacional de Identidad número, en nombre y representación como su Presidente de FEDERACION DE ASOCIACIONES DE VECINOS Y CONSUMIDORES DE VALLADOLID ANTONIO MACHADO con domicilio en Valladolid calle Andrés Laorden s/n, ante el AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID comparece y DICE:

En Boletín Oficial de la Provincia de fecha 3 de Mayo de 2010 somete a exposición pública por término de 30 días la modificación de la Ordenanza de protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales.

Que dentro del plazo venimos a efectuar la siguiente

ALEGACIÓN

ÚNICA.- SOBRE LA INCLUSIÓN DE LA MENDICIDAD COMO CONDUCTA SANCIONABLE

En la modificación se refunden dos artículos y en el 15 se establece que queda prohibida la mendicidad en vías o espacios públicos y ofrecer a personas dentro de coches servicios u objetos.

La mendicidad pasa a ser falta leve (porque el artículo 25 que sanciona subsidiariamente el incumplimiento de la ordenanza) y por lo tanto sancionable con hasta 750 euros. Lo agentes deben informar a los mendigos de dependencias y centros asistenciales, y si se resisten pueden desalojarlos.

Si la mendicidad se hace con actitudes coactivas o de acoso o impidan el tránsito es infracción grave. Y si se hace con utilización de menores o personas con incapacidad, muy graves.

Entendemos que la respuesta municipal afecta negativamente a los derechos de
personas y colectivos que, en buena parte, están situados en la marginación y la exclusión social; colectivos carentes de recursos económicos, cuando no directamente pobres, que viven en condiciones de grave precariedad en cuanto no pueden satisfacer las necesidades humanas de una manera digna.

Nadie duda de la capacidad sancionadora de los ayuntamientos, pero
deben ajustarse estrictamente a la legalidad vigente. El Ayuntamiento, en su impulso sancionador, ha ido más allá de los límites. La sanción de la mendicidad, se sitúa, injustificadamente, en contradicción con el derecho que tienen los ciudadanos a transitar por la ciudad y el uso correcto de las vías y espacios públicos.

Si hablamos de la mera mendicidad, se trata, por lo tanto, de infracciones administrativas de extraordinaria levedad, por lo que resulta desproporcionado tanto en el ejercicio de las competencias municipales como en el respeto de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Y respecto de las infracciones relativas a la mendicidad que se califican como grave o muy grave, en realidad son acciones que suponen infracciones penales leves que sólo podrían perseguirse ante la jurisdicción penal si los ofendidos lo denunciasen.

En este sentido, entendemos que el Ayuntamiento carece de legitimación para sancionar administrativamente estas conductas. El ayuntamiento carece de legitimación para imponer medidas restrictivas de derechos, reservadas para el castigo de los delitos y faltas.

Por lo expuesto

SOLICITO que teniendo por presentado este escrito, lo admitas y tenga por efectuada la anterior aportación dentro del periodo de exposición pública, considerando su modificación en el texto definitivo de la Ordenanza.

Valladolid, 31 de mayo de 2010.