Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Cultura, ocio y deporte > Pregón de Manuel Sierra en las Fiestas de Rondilla de 2010

Asociación Vecinal Rondilla

Pregón de Manuel Sierra en las Fiestas de Rondilla de 2010

En estas fiestas y en este Pregón también celebramos nuestra condición de resistentes y de luchadores pero también nuestra condición de soñadores

Sábado 26 de diciembre de 2009 · 568 lecturas · rss article rubrique


PREGÓN DE LA FIESTAS DE LA RONDILLA.2009

Quiero dedicar estas palabras a Carlos Marx, a Rosa Luxemburgo y al Maestro Claudio López, amigo.

Hace una temporada y con motivo de las Primeras Jornadas sobre la Recuperación de la Memoria Histórica, en la Universidad de Valladolid, empezaba mi intervención diciendo: "... queridos amigos, imprescindibles enemigos..." Al escribir estas líneas que empiezo a leer, tentado estuve de repetir aquel saludo pero aquello era la Universidad y esto es el Barrio de la Rondilla, esta es mi casa. Hace poco comentaba con Julia que hoy día 9 de octubre vendría a dar el Pregón de las Fiestas a la Rondilla y ella me dijo:

"...estarás contento, esa es tu gente...". Sí, esta es mi gente, sois mi gente y esta es mi casa, por tanto: Queridos amigos... lo de imprescindibles enemigos lo dejo para otros ámbitos.
Hace 40 años nació la Asociación de Vecinos de la Rondilla que entonces se llamaba Asociación Familiar de la Rondilla. 40 Años que se dice pronto. Hace casi 40 años llegábamos mi familia y yo desde las montañas de León y desde Galicia a estas tierras llanas de Castilla. 40 es la cifra "paso del ecuador" en la carrera vital y va asociada a dichos como "de los 40 para arriba no te mojes la barriga", "la crisis de los 40", "ser unos cuarentones", etc., frases todas ellas despreciativas que desalientan, que atemorizan e inhiben; frases pienso yo conservadoras y hasta reaccionarias que comparten paquete con otras como: "vamos a dejarlo", "no te metas en líos", "tu no estás ya para esos trotes", etc. expresiones excluyentes y marginadoras muy practicadas en el terreno político y laboral en este contexto de capitalismo salvaje y global que usa y tira a las personas como si de "kleenex" se tratase.

Hablo de los 40 siendo yo de los 50 cronológicamente y del 68 emocional, política y sociológicamente, por lo tanto, hablo como "carroza" que soy, como dinosaurio o como "rayado" que dirían los jóvenes -que bastante tienen para ellos, con la que está cayendo-. Y digo lo que digo haciéndolo extensivo a todos los que lo sean, se den por aludidos o no, considerando que si esta fuese la regla general, admitirá excepciones. La excepción a esta regla general creo que es la cita aquí para celebrar las fiestas de la Rondilla, del Barrio de la Rondilla en las que nos alegramos de ser nosotros, todos nosotros, sin exclusiones por razón de edad, ni de sexo, ni de raza, ni de creencia. Fiestas en la que celebramos una identidad integradora que incluye a otras identidades hasta conseguir una convivencia igualitaria y justa o cuando menos, equitativa. Que decir justa es como hablar de arriba a abajo por decisión unilateral de alguien que juzga y en cambio la palabra equitativa habla de abajo a arriba porque habla de reparto, de redistribución, de responsabilidad individual y colectiva, de derechos y obligaciones. Derechos y obligaciones no para con los que mandan sino para con nosotros mismos que nacimos para ser Ubres y felices y no para obedecer a ningún amo. Por eso, también por eso, me gusta este Barrio comprometido y pionero en la cobertura y en la acogida para los que están y para los que llegan. Un barrio pionero en la construcción del futuro si es que existe, el futuro que es el presente dialéctico, el presente en marcha.... como la Humanidad, como la Internacional....Un barrio pionero en la construcción de su presente no tanto con ladrillos teóricos y abstractos cuanto con buenos cimientos y buenas instalaciones prácticas y reales, con buena estructura, teniendo las cosas lo suficientemente claras colectivamente como para poder prescindir a veces del apoyo y financiamiento exterior al que el barrio tiene derecho pero que -también a veces- nos hacen creer que depende del humor o de la ideología de tal o cual autoridad. Actuaciones tan feudales y antidemocráticas se combaten con planteamientos asociativos y corporativos, con la educación como necesidad colectiva prioritaria y con la concepción de la democracia no como algo delegado sino como algo en acción, como la acción diaria, como la acción directa: esto lo aprendí yo aquí con vosotros y de vosotros.

Queridos amigos: Me siento muy honrado por esta invitación a compartir con vosotros otro momento más, otra etapa de esta andadura juntos desde hace tiempo: desde aquellos murales exigiendo el desmantelamiento militar de Cabezón o revindicando la ribera del río como Parque (un mural que, por cierto, pintamos de noche con una luna llena enorme) o aquel mural resuelto en seis paneles en los que hacíamos un recorrido pictórico por los instrumentos musicales de esta tierra, o aquel otro en la primera (¿tal vez la primera?) sede de la Asociación de Vecinos, o los que hicimos en la Avda. de Santa Teresa con motivo del 25 y 30 Aniversarios de la Asociación, o los dos murales gigantes de las Calles Serafín y Oración, pese a la prohibición del Arzobispo; murales que me permitieron entrar al Convento de Clausura de las Carmelitas para dibujar debajo de la morera que plantó Santa Teresa o el que pintamos al pie de la casa de los padres de Cantalapiedra, insumiso encarcelado por entonces.... y no sé cuántos más, incluido otro en la pared lateral de otro Convento, ahí por Santa Clara, denunciando la polución urbana, o contra los fusilamientos, los últimos fusilamientos franquistas, no sé, tantos murales hechos con el corazón. El mural como expresión pictórica, inequívocamente colectiva se fue consolidando en mí, de vuestra mano, como otra manifestación del oficio de pintor y como herramienta de comunicación compartida. Mal que le pese a algunos señoritos empeñados en destruir los murales y en destruirme (sin conseguirlo) acusándome de ser cómplice del comunismo que ellos llaman genocida o de ser anticonstitucional porque pinto colores republicanos y estrellas rojas... pues claro que sí. Estos mamarrachos dieron en duro y seguirán dando en duro porque por cada mural perdido pintaremos dos.

Hablando de estrella, estoy hoy aquí para celebrar la unión entre la estrella y el corazón en estas fiestas del Barrio de la Rondilla, que lleva el nombre de una Santa tan laica y tan luchadora como Santa Teresa pese a la mala prensa que le dieron su brazo incorrupto y Franco.

Queridos amigos: la fiesta es celebración y extraversión, es generosidad, es abrazamos y miramos y perdemos y darle un corte de mangas a toda ésa pandilla de sinvergüenzas y de ladrones empeñados en arruinarnos la vida desde los despachos y los contratos blindados de los bancos y las corporaciones; darles un corte de mangas convencidos de que nos podrán robar nuestro esfuerzo y nuestro dinero pero no nuestra ira y sobre todo no podrán robamos nuestro corazón ni nuestra estrella roja porque -como decía mi paisano Buenaventura Durruti- "no nos asuntan las ruinas ya que heredaremos la tierra".

Hace unos días murió Mercedes Sosa y repasando esa música suya que es tan de todos, doy gracias a la vida por estar hoy aquí, de nuevo aquí con vosotros pregonando estas fiestas que también celebran vuestra, nuestra condición de resistentes y no de replicantes. Los replicantes eran una población desesperadamente abocada a desaparecer por ser los últimos; los resistentes eran otra población dispuesta a conquistar la vida luchando por ella. Estoy recordando la película "Blade Runner" y a la hija y a la mujer de Guillermo Diez, sindicalista, luchador y resistente donde los haya. Ellas me hicieron ver esa diferencia entre las dos poblaciones un mediodía comiendo en el Restaurante Colectivo que tuvisteis, aquí mismo en la Plaza.

Decía antes que en estas fiestas y en este Pregón también celebramos nuestra condición de resistentes y de luchadores pero también nuestra condición de soñadores. Celebramos ser un barrio de abajo a arriba que sabe que el mundo se cambia cambiando los comportamientos personales, domésticos, educativos, ambientales, sociales, culturales y políticos, tal vez por este orden y no al revés.

Queridos amigos: Gracias por haber estado a mi lado cuando necesité ayuda, gracias por estar a mi lado ahora y gracias por dejarme estar con vosotros, ser de los vuestros. ¡Viva la Libertad! ¡Salud!

Valladolid, 9 de octubre de 2009

Manuel Sierra


Ver en línea : EL COMBATE DEL CENTAURO: SOCIEDAD, JUEGO Y SUBVERSIÓN EN LOS CARTELES DE MANUEL SIERRA [Cyl cultural]