Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > La Federación > "Dificultades de la democracia participativa"

Asamblea 2009. Opinión: Editorial de El Día de Valladolid

"Dificultades de la democracia participativa"

Enfrentarse a las decisiones de quienes nos gobiernan en distintas administraciones nunca es fácil y sale caro, pero la pluralidad, la vigilancia y exigencia del cumplimiento de la legalidad fortalecen la democracia

Lunes 30 de marzo de 2009 · 786 lecturas · rss article rubrique


La Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado celebró ayer su XXIX Asamblea General Ordinaria en la que se aprobaron las cuentas del pasado año, así como los planes de trabajo del presente. Entre los temas prioritarios, los vecinos destacan la Declaración de Impacto Ambiental del Plan Rogers, y las modificaciones del proyecto cuanto éste salga a exposición pública en lo que se refiere a Urbanismo.

En el ámbito de movilidad urbana, destacan los accesos al nuevo Hospital y la implantación «inmediata» de nuevos carriles bus con plataformas de circulación exclusivas. Respecto a Asuntos Sociales, reivindican mayores partidas presupuestarias locales y autonómicas para programas de acción social, así como que los CEAS cuenten con más medios y amplíen sus horarios. Por otro lado, los representantes vecinales mostraron su preocupación por la sangría de jóvenes que abandonan la capital hacia el alfoz o, lo que es más grave, hacia otras ciudades en busca de mejores oportunidades.

Al margen de asuntos vinculados con la actualidad municipal, la Federación mostró su preocupación por la falta de participación ciudadana que existe en Valladolid, por lo que propuso establecer un sistema coordinado para trabajar con otros colectivos de la ciudad.

Una de sus consecuencias es la falta de financiación para acometer su labor, que en los últimos años, por ejemplo, ha dedicado una especial atención a asuntos urbanísticos aprobados por el Ayuntamiento, que finalmente han terminado en los tribunales, en muchos casos con sentencias favorables a las reivindicaciones vecinales. Esta sorprendente tarea, que a priori debiera corresponder a los partidos políticos que velan por el buen gobierno de la ciudad, ha servido para dar a conocer a un movimiento vecinal comprometido con las necesidades de los barrios y que contribuye a mejorar la democracia participativa.

Enfrentarse a las decisiones de quienes nos gobiernan en distintas administraciones nunca es fácil y sale caro, pero la pluralidad, la vigilancia y exigencia del cumplimiento de la legalidad fortalecen la democracia. Las nuevas generaciones no parecen muy dispuestas a coger el testigo y sería una lástima.


Fuente: Texto, El Día de Valladolid, 30-03-2009.