Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Solidaridad y ciudadanía > El PP saca adelante la ordenanza contra el vandalismo, que entrará en vigor (...)

Libertades públicas

El PP saca adelante la ordenanza contra el vandalismo, que entrará en vigor en un mes

Los partidos de la oposición alertan de los perjuicios contra la libertad de expresión y las deficiencias normativas, mientras que el equipo de Gobierno defiende la validez del texto

Miércoles 14 de abril de 2004 · 771 lecturas · rss article rubrique


Ya está aprobada. Con los votos favorables de la mayoría absoluta del PP y la oposición de PSOE e IU, el pleno municipal dio ayer luz verde -la definitiva- a la aprobación de la Ordenanza sobre protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales. El texto entrará en vigor dentro de unos días, cuando se ponga punto final al trámite administrativo con su publicación en el boletín oficial, no mucho más allá de un mes.

Desde ese momento, habrá nuevas medidas y mayor vigilancia (algunos de estos principios ya estaban vigentes o recogidos en normativas municipales anteriores) para el cumplimiento de actos considerados incívicos, como la rotura de mobiliario urbano, la pegada de carteles publicitarios en lugares no autorizados o la severa prohibición de realizar pintadas (multas de hasta 3.000 euros), además de otros, como orinar en la vía pública, tirar papeles al suelo o llevar la música excesivamente alta en el coche.

Unas medidas «necesarias para la convivencia ciudadana» según el equipo de Gobierno popular, o que «coartan la libertad de expresión», según los grupos de la oposición, PSOE e IU, además de la Federación Vecinal -que ha anunciado su intención de recurrir la ordenanza ante los tribunales- y el colectivo constituido como Plataforma de Ciudadanos por la Libertad de Expresión, que ayer manifestó su postura contraria a la normativa durante la celebración del pleno.

Ordenanzas anteriores

El concejal de Vialidad y Seguridad, Manuel Sánchez (PP) aseguró durante el debate del pleno que «el 99,9% de los vallisoletanos está de acuerdo con este texto, que es casi copiado de las ordenanzas que ya había en el Ayuntamiento. Repartir octavillas sin autorización ya está prohibido desde el año 1993 y fue una medida aprobada por todos los grupos», recordó Sánchez. Este argumento fue refrendando al término del pleno por el alcalde, Javier León de la Riva, quien con una copia del reglamento de 1993 en la mano aseguró que «estas normas, que dicen coartan la libertad de expresión, ya están vigentes». «Entonces no vi indignación. Ahora se quiere utilizar una ordenanza contra un grupo político. Esto de la libertad de expresión es un rollo que se han inventado ustedes para poder salir a la calle a manifestarse», indicó Sánchez.

Los portavoces de PSOE e IU pidieron durante el pleno la retirada del texto y de la ordenanza «para que pueda volver a debatirse entre todos los colectivos y sea redactada de forma consensuada». «Lo de las conductas antisociales nos recuerda a lo de vagos y maleantes», aseveró Alfonso Sánchez de Castro (IU), quien defendió que la normativa «dice poco sobre los vándalos y mucho sobre límites a la libertad de expresión, como recuerda la mayor parte de las 349 alegaciones presentadas».

Enmienda a la totalidad

El grupo municipal socialista presentó una enmienda a la totalidad del texto -fue rechazada- por considerar que este deja de lado aspectos sustanciales, referidos por ejemplo al uso de servicios públicos, y «mezcla otros que no son comparables como los actos de destrozo de mobiliario urbano con los de otro tipo». La ordenanza, concluyó Velasco, «es fruto de la precipitación, estoy seguro de que no de la mala voluntad. Y el producto no ha sido bueno». El portavoz del PSOE también lamentó que el texto «se vaya a aprobar con la sola mayoría del PP» y aseguró que «ya es significativo que la ordenanza de convivencia cívica venga propuesta desde el área de Seguridad». El portavoz de la Plataforma de Ciudadanos para la Libertad de Expresión, Jorge Rubio, en su intervención durante el pleno solicitó que «se rechace esta normativa en su totalidad y para combatir el gamberrismo, redacten otra que alcance únicamente a esa cuestión».

Libertad de expresión

El concejal popular, Manuel Sánchez, rechazó que la normativa coarte la libertad de expresión y aseguró que «si tuviésemos la menor duda de que limitaba ese derecho no lo habríamos planteado en el pleno. Hemos traído este texto porque nos hemos visto obligados a hacerlo, para tipificar actos que hasta ahora tenían unas sancionas irrisorias». Sánchez señaló que esta ordenanza servirá para evitar que en Valladolid haya «señales de tráfico llenas de pegatinas o farolas que parecen un periódico de anuncios».

En ese sentido, explicó que estos carteles informativos podrán únicamente ser colocados en espacios especiales habilitados al efecto. ¿Dónde? «Todavía está por decidir», como explicó el alcalde, Javier León de la Riva, quien señaló que el Servicio Municipal de Limpieza hará una batida extraordinaria durante los próximos días -«aunque es algo que se hace con regularidad»- para retirar todos los anuncios, carteles y pegatinas que están colgados y pegados en lugares para los que no tienen autorización.

Tanto los colectivos sociales que intervinieron en el pleno como los grupos de la oposición advirtieron de la «ambigüedad del texto, que deja a la voluntad de los políticos, en este caso el alcalde, la voluntad de imponer la sanción. ¿Dónde está el límite para considerar que un conductor lleva excesivamente alta la música de su vehículo?», se preguntaron como ejemplo.


Fuente: Texto: Víctor M. Vela. 14-04-2004. El Norte de Castilla
VÍCTOR M. VELA