Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > La Federación > Cooperativa Vecinal de Viviendas > El alcalde pierde el oremus criticando la «legal», «justa» y «legítima» (...)

¡El Ojo Crítico!

El alcalde pierde el oremus criticando la «legal», «justa» y «legítima» actuación de la Cooperativa Vecinal en la adjudicación de viviendas

Es más que probable que el alcalde haga este comentario porque, de un lado, esté acostumbrado a que sea alguien el que manda y que el resto obedezca, o alguien el que reparte y otros los que reciben, y de otro, porque desconozca lo que es el trabajo voluntario y el esfuerzo que supone

Jueves 17 de mayo de 2007 · 315 lecturas · rss article rubrique


Una vez más, el alcalde de Valladolid, de nuevo candidato a gobernar la ciudad, Francisco Javier León de la Riva, se asoma concienzudamente a esta sección de sátira socio-politica.

Y es que al igual que le sucedía en ocasiones a los fieles convocados a la oración, León de la Riva se ha perdido o desorientado, no sabe en qué parte de la misa electoral se encuentra y no sabe con qué rezo responder.

EL OJO CRITICO VE:

El candidato popular, Javier León de la Riva, ironizó con el asunto de las Cooperativa Vecinal como modelo en materia de construcción: «¿Es éste el modelo de transparencia que pregonan, donde los que reparten las VPO son los primeros que eligen?».

EL OJO CRITICO DICE:

Es más que probable que el alcalde haga este comentario porque, de un lado, esté acostumbrado a que sea alguien el que manda y que el resto obedezca, o alguien el que reparte y otros los que reciben, y de otro, porque desconozca lo que es el trabajo voluntario y el esfuerzo que supone.

En la Federación Vecinal nadie decide nada ni reparte nada; lo repartimos y decidimos entre todos.

Para empezar, una cosa es que la Federación Vecinal promueva una cooperativa y otra bien distinta es que la Federación pueda decidir a su antojo en una sociedad. Después, los socios de la cooperativa (como en el resto de las cooperativas), a través de sus órganos correspondientes, legítimamente pueden decidir el criterio de adjudicación. Y este criterio puede ser por el orden de apuntarse, por criterios económicos o, y tan correcto como los anteriores, el que 3 de los miembros del Consejo Rector sean los primeros en elegir y el resto de plazas se sortee. Y tan LEGAL como legítima es una opción como la otra, porque la deciden TODOS y TODOS están conformes (ningún socio recurrió dicho acuerdo).

Y ese criterio no sólo es LEGÍTIMO porque lo han elegido entre todos sino que es JUSTO. Porque los miembros del Consejo Rector de la cooperativa no dejan de ser miembros del órgano de administración de una sociedad y realizan sus funciones (reuniones, firmas, responsabilidad...) durante muchísimas horas en beneficio de todos. Lo mismo que un administrador de cualquier otra constructora, lo único que los administradores de constructoras cobran suculentos sueldos por ser administradores. Consecuentemente, si el Consejo de la Cooperativa hace el mismo trabajo que los administradores de otra constructora pero sin cobrar un duro de remuneración, parece que sea no sólo legítimo, sino justo acordar entre los socios que tres de ellos sean los que elijan primero.

En resúmen: éste sí es el modelo.

Amén.